viernes, 15 de septiembre de 2017

"Cuando hice la primera gala drag en el barrio lo pasé mal por los insultos"

Simón Alejandro Urbano delante de la iglesia del Pilar, Guanarteme.En 1992 comenzó a colaborar con las fiestas del Pilar y desde entonces no ha parado. Simón Alejandro Urbano (1976) ha dado vitalidad a los festejos de Guanarteme con actos como la gala drag o el encuentro de papagüevos. Además, contó con el cariño de Mara González. Su experiencia le ha servido para vivir de su pasión: organizar fiestas y eventos.

¿Cómo empezó su relación con las fiestas del Pilar?

Mis padres eran de Guanarteme. En 1992 vine a ver la gala de la reina aquí con mis padres y abuelos. Al terminar estaban recogiendo sillas y pregunté si podía colaborar con ellos. Y hasta la fecha.

¿Qué le ha conllevado estar al frente de estas fiestas?

Han sido mi escaparate para mi trabajo fuera. Gracias a eso he organizado cosas en las fiestas de San Lorenzo, Ciudad Alta, he hecho galas en discotecas y en otros eventos. El Pilar ha sido lo que me ha dado el trabajo fuera.

Pero, ¿cuál es su profesión?

Es esta, me dedico a esto todo el año. He trabajado años donde me saliera, pero siempre intentaba sacar tiempo y dedicarme en cuerpo y alma al Pilar. Ahora he llegado a un punto en el que durante el año me sale mucho trabajo gracias a lo que han visto aquí. Me da igual si me llaman para recoger sillas, lo más importante es trabajar y hacerme un hueco.



¿Cuánto lleva al frente de la Comisión de Fiestas?

Como presidente llevo ya 14 años. Las comisiones anteriores me dieron la libertad para hacer todo lo que quisiera porque veían que salía bien. Hasta que llegó un momento en el que me dijeron este año vas a ser el presidente. Mara González, en paz descanse, me decía "el jovensísimo presidente".

¿Cómo fue la relación con la periodista?

Mara González fue una persona que me ayudó mucho. Me dio grandes consejos y en la radio siempre hablaba bien de mí y me daba publicidad. Hasta una semana antes de morir pude hablar con ella y me dijo que hiciera lo que me gustaba y siempre tendría su apoyo incondicional.

¿Qué balance tiene de todos estos años?

Ha sido muy positivo, porque esto te ayuda a conocer muchas personas y a introducirte en muchos sitios. Poder realizar lo que me gusta y lo que pienso. La parte mala son las personas que te juzgan sin conocerte.

¿Alguna novedad en las fiestas de este año?

Hemos descubierto que funcionan mucho los conciertos. Entonces vamos a reforzar ese aspecto. Vamos a traer a Los Lola, Salvapantallas, La Troba y tendremos unos conciertos tributo. El día 6 de octubre será el tributo a U2, al día siguiente será el tributo a Queen. También vamos a tener la grabación de Tenderete.

El programa es un poco más corto, ¿no?

Hemos reducido el programa a 10 días porque más valen que 15 por los gastos. Es mejor tenerlo todo concentrado en esos días que estirarlo y bajar la calidad. Tenemos la suerte que este año hay un gran apoyo de las terrazas de la plaza del Pilar, porque al final es un beneficio tanto para nosotros como para ellos.

¿Qué proyectos vienen tras estas fiestas?

Ya tengo a la costurera cosiendo cosas de Navidad. Desde que acabe el Pilar ya está esas fechas a la vuelta de la esquina. Además, este año es la primera vez que haré algo así destacable, en Tamaraceite.

¿Ha colaborado también con carnavales?

Tuve la suerte de ser el director de la primera edición de la Gala Drag Queen del Carnaval de Ingenio. En Las Palmas de Gran Canaria he colaborado con grandes diseñadores. Ojalá algún día tuvieran un huequito en la capital, empezar desde abajo. Sería un lujo trabajar con Israel Reyes, lo admiro muchísimo, lo he visto todos los años que lleva y me encanta verlo, de donde empezó a donde ha llegado. No me importaría estar bajo sus órdenes.

Ustedes cuentan con una Gala Drag muy popular.

Cuando puse por primera vez la Gala Drag Queen lo pasé muy mal, era muy niño y tuve muchos insultos en esa época. Fue el mismo año que se hizo por primera vez en el Carnaval en Santa Catalina, el drag ganador, Heaven, era amigo mío y lo traje a la gala pero para la gente fue muy chocante, aún así al año siguiente volví a sacarla adelante. Eso sí, lo pasé muy mal, ya no por mí, si no por mi madre, porque no quería que escuchara los insultos. Ahora más de 3.000 personas llenan la plaza.

También introdujo el encuentro de papagüevos.

Hace 12 años. Cuando vino el cura nuevo los sacó de la iglesia, yo los cogí, los arreglé y entonces una compañera, Ana Moreno, nos propuso hacer el encuentro para tener algo distintivo como tienen otras fiestas. Ese año nos invitaron de Zaragoza para bailar en la Expo. Hicimos uno al que llamamos Pilar la Canaria y bailamos allí con cabezudos de todo Aragón. Ahora el día del encuentro reunimos a más de 100 de toda Gran Canaria. En su momento fuimos puerta por puerta por los pueblos para rescatarlos del olvido.

¿Se lleva alguna anécdota?

Me he subido al andamio solo del para empastarlo. Hasta ahora los hacía yo. He subido hasta el pilar de la Virgen con una grua para cambiar los bombillos porque nadie quería hacerlo. Soy una persona que se arriesga.

La Provincia - Diario de Las PalmasA. Villullas

No hay comentarios:

Publicar un comentario