martes, 4 de julio de 2017

Una Casa del Carnaval sin historia

El pasado miércoles se presentaba la Casa del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en el entorno del Barranco de Santos, muy cerca de uno de los puntos neurálgicos del Carnaval chicharrero, como es la calle de La Noria. Con la apertura de este proyecto se cumplía con una deuda histórica de los carnavaleros, que veníamos reclamando desde hace varias décadas. Porque no podíamos vender un Carnaval de Tenerife fuera de febrero, es decir, el Carnaval en la calle.

Había constancia escrita desde los años 80, bajo la Alcaldía de Manuel Hermoso, de la intención de hacer un museo para conservar la historia de la fiesta de la máscara. Hemos visto con el paso de los años proyectos idílicos, como el del mandato de Ángel Llanos (8 plantas), o una ciudad del Carnaval en el muelle, de Ignacio González. Pero todo se quedó en eso? proyectos.

La nueva Casa del Carnaval nace por fin con la necesidad de ampliarse para poder albergar una exposición no sólo para el visitante, sino para el residente que quiera conocer más detalle de su fiesta más internacional. Es el punto que se ha olvidado en la nueva Casa del Carnaval. Pero no es el único fallo.



La conservación debe ser uno de los pilares básicos en el que apoyar este proyecto, que se pare la sangría continuada de pérdida de material antiguo que se va a la basura con el paso de los años y que no se sabe qué hacer con él. Como nos ha comentado el historiador por excelencia del Carnaval de Tenerife, Ramón Guimerá. "Es muy triste que elementos que han tenido valor para la fiesta y que utilicé cuando se realizó una exposición con motivo de la presentación de mi libro 75 años dando la murga no estén ahí. Años más tarde los volví a pedir para otra exposición y ya no estaban".

Muchos se han quejado de la falta de elementos tangibles en la exposición, ya que la intención es realizar exposiciones itinerantes que vayan cambiando cada cierto tiempo, pero para muchos esta visita se hace corta. Esperemos que con el paso del tiempo y las distintas exposiciones, todos los colectivos tengan su protagonismo. Existe una colección de réplicas de las Reinas del Carnaval, realizada por Fran Romero que quizás puede paliar la falta de espacio para tener la representación de todas la Reinas del Carnaval, aunque expuestas sólo hay tres.

Los carteles del Carnaval, por otro lado, son una verdadera pinacoteca que ya le gustaría a muchos museos tener en sus paredes. Obras de artistas con mucha relevancia en el panorama nacional e internacional, desde Cásar Manrique, Pepe Dámaso y Cuixart hasta Juan Galarza. En la actualidad sólo hay una pequeña representación de una colección de casi 50.

El proyecto, en principio, crecerá con una segunda planta, pero también hay que recordar que los exteriores de esta Casa del Carnaval deberían ser aprovechados para crecer a lo largo también. Para muchos, la Casa del Carnaval ya se ha quedado pequeña. Y eso que hoy es cuando abrirá al público chicharrero y a los visitantes.

La Opinión de TenerifeGrupo Mascarada Carnaval

1 comentario:

  1. Muy triste que los grupos coreográficos no existan para la Casa del Carnaval

    ResponderEliminar