jueves, 6 de julio de 2017

El Carnaval ya tiene su Casa

No hay texto alternativo automático disponible.Santa Cruz tiene un Carnaval único, pero no hay un único carnaval en Santa Cruz. Hay tantos carnavales como carnavaleros; tantos carnavales como recuerdos acumulados y experiencias disfrutadas. En cada uno de los chicharreros, en cada uno de los tinerfeños late un Carnaval que se traduce en miles de historias personales que colectivamente han dado forma a una de las manifestaciones de la cultura popular más impactantes del mundo.  Santa Cruz tiene un Carnaval único y, por tanto, un patrimonio inmaterial que debemos preservar y difundir como una señal que nos identifica y nos enorgullece como pueblo.  Con esos fines ha nacido la Casa del Carnaval, que se podrá visitar desde mañana -hasta septiembre gratuitamente- y donde se condensa el espíritu de una fiesta grande.   Pero que, sobre todo, constituye un homenaje a todas y cada una de las personas y grupos que durante décadas han colocado nuestro Carnaval en el lugar donde se encuentra ahora.

Un homenaje a las murgas, comparsas, rondallas, agrupaciones musicales y líricas, agrupaciones coreográficas; a las reinas y candidatas, a los grupos de la Canción de la Risa; a los diseñadores y diseñadoras, modistos y modistas, costureras y costureros; a los coreógrafos, letristas y compositores; a los maquilladores y estilistas; a las firmas patrocinadoras y a los medios de comunicación; a los personajes del Carnaval y a todos a quienes de manera anónima se echan a la calle todos los años para disfrutar en sana camaradería y diversión.  No ha sido fácil constreñir en un espacio físico acotado la esencia del Carnaval, pero gracias en buena medida a las nuevas tecnologías podemos poner en situación a aquel que nunca ha estado en la fiesta.



Y ese es precisamente uno de los grandes objetivos de la Casa del Carnaval: que se convierta en un reclamo turístico de primer nivel y en una parada obligada para los más de dos millones de turistas que visitan Santa Cruz tiene un Carnaval único, pero no hay un único carnaval en Santa Cruz. Hay tantos carnavales como carnavaleros; tantos carnavales como recuerdos acumulados y experiencias disfrutadas. En cada uno de los chicharreros, en cada uno de los tinerfeños late un Carnaval que se traduce en miles de historias personales que colectivamente han dado forma a una de las manifestaciones de la cultura popular más impactantes del mundo.  Santa Cruz tiene un Carnaval único y, por tanto, un patrimonio inmaterial que debemos preservar y difundir como una señal que nos identifica y nos enorgullece como pueblo.  Con esos fines ha nacido la Casa del Carnaval, que se podrá visitar desde mañana -hasta septiembre gratuitamente- y donde se condensa el espíritu de una fiesta grande.   Pero que, sobre todo, constituye un homenaje a todas y cada una de las personas y grupos que durante décadas han colocado nuestro Carnaval en el lugar donde se encuentra ahora.  Un homenaje a las murgas, comparsas, rondallas, agrupaciones musicales y líricas, agrupaciones coreográficas; a las reinas y candidatas, a los grupos de la Canción de la Risa; a los diseñadores y diseñadoras, modistos y modistas, costureras y costureros; a los coreógrafos, letristas y compositores; a los maquilladores y estilistas; a las firmas patrocinadoras y a los medios de comunicación; a los personajes del Carnaval y a todos a quienes de manera anónima se echan a la calle todos los años para disfrutar en sana camaradería y diversión.

No ha sido fácil constreñir en un espacio físico acotado la esencia del Carnaval, pero gracias en buena medida a las nuevas tecnologías podemos poner en situación a aquel que nunca ha estado en la fiesta.  Y ese es precisamente uno de los grandes objetivos de la Casa del Carnaval: que se convierta en un reclamo turístico de primer nivel y en una parada obligada para los más de dos millones de turistas que visitan la ciudad durante el año.   Todos ellos tendrán ahora la oportunidad de recrearse en el Carnaval en cualquier época del año y, si lo desean, repetir visita, pero en la calle.  Es un nuevo reto que nos hemos marcado en el Ayuntamiento y trabajaremos para consolidar este producto, en sintonía con la estrategia de Santa Cruz de convertirse en la capital turística de una isla y de una comunidad autónoma turísticas.

Quiero agradecer también el trabajo que han hecho los compañeros del grupo de gobierno directamente vinculados con el proyecto, como José Alberto Díaz Estébanez, responsable de Infraestructuras; Dámaso Arteaga, responsable de Servicios Públicos; Gladis de León, responsable de Fiestas, y Alfonso Cabello, responsable de Promoción Económica.  Después de este primer capítulo -la inauguración- nos queda lo más complicado si cabe: hacer de la Casa del Carnaval de Santa Cruz un "must" de Tenerife y un lugar del que todos nos sintamos siempre profundamente orgullosos. Les aseguro que no desfalleceremos para que la Casa esté siempre a la altura de nuestro Carnaval y del chicharrero de corazón.

José Manuel Bermúdez

No hay comentarios:

Publicar un comentario