martes, 13 de junio de 2017

Nuestros Premios

Muchas veces nos hemos preguntado, porque se entregan esos premios, que los grupos año tras a año otorgan en el momento del fallo del jurado, dentro de los diferentes concursos. Incluso algunos los han catalogado como premios menores o de consolación, pero todos ellos tienen una historia detrás de estos premios. Pero realmente ¿sabemos quiénes son?

Dentro de las murgas adultas se conceden los siguientes: Premio Tom Carby, cada año Diablos Locos entrega este premio, que es un busto realizado en bronce. Es un  homenaje a la figura de su carismático director, Tom Carby, la murga Los Diablos Locos creó en 1995 un galardón murguero con el que ha conseguido perpetuar la memoria de este personaje del Carnaval chicharrrero, tristemente desaparecido. Los Diablos Locos instituyeron esta distinción que otorgan anualmente para, de una manera básica, premiar el tesón y el espíritu murguero de los grupos críticos del Carnaval. Como nota anecdótica este año en la reproducción no le pusieron gafas, así que fue la primera vez que sucedía este hecho.

Premio Jorge González Palmero, esta distinción que entrega cada año la murga Los Trabas a la mejor percusión. Él fue timbalero muchos años de esta murga. Su ilusión siempre fue que se reconociera en los premios también a la persecución. Lo cual fue logrado tras su muerte, ya hace 12 años se pudo reconocer gracias al esfuerzo de Los Trabas.



Premio Borja Reyes, se creó en el año 2004,  en honor a su ex director Borja Reyes tristemente fallecido el 21 de febrero del 2003 y considerado uno de los más carismáticos directores de murgas. El  premio se otorga cada año a un director de una murga y la elección del ganador se produce por votación de todos los componentes de la Ni Pico.

Premio Mama Lala, en el Carnaval de 1988, la murga Los Triqui-Traques presentó un nuevo premio que se añadía a la lista de los galardones que cada año se entregaban a los grupos críticos de la Fiesta en Santa Cruz. El Premio Mamá Lala fue llamado así para rendir homenaje a Candelaria Pérez, alma máter y costurera de la veterana murga desde su fundación, sucedida en 1965 bajo el nombre de Los Paralelepípedos, y que mantuvo su carisma entre los colectivos murgueros hasta el mismo año de su fallecimiento. En la actualidad, este trofeo se sigue otorgando anualmente, aunque también tiene su versión infantil, y adoptando en este caso el nombre de La Sonrisa de un Niño.

En las murgas infantiles, se entrega el siguiente galardón: Premio Compinche. Cedido cada año por Sofocados que distingue a la formación que lleva en sus filas el mayor número de niños más pequeños. Galardón que, con el nombre de El Compinche -en recuerdo del carismático promotor de Sofocados Jesús Tosco- se comenzó a entregar desde el Carnaval 2011.

En el  año 2012 en el concurso de  comparsas se comenzó a otorga el premio "La Sonrisa del Chamo". Instituido por la comparsa Río Orinoco, esta distinción se entrega en el concurso al que el Chamo dedicó parte de su vida.

La Opinión de TenerifeGrupo Mascarada Carnaval

No hay comentarios:

Publicar un comentario