domingo, 22 de mayo de 2016

"Del Carnaval de Santa Cruz me gusta la gente en la calle"

Pepe Dámaso (Las Palmas, 1933) demuestra su torrente de vitalidad con verbo fluido y combina Carnaval y César Manrique en su paleta vital. Tras un coqueteo con la muerte, el artista de Agaete no ha salido corriendo, sino que después de una kenosis de cuatro meses, se ha rearmado. Dice que no vio un túnel, sino la luz, que plasmó en un cartel para el Carnaval de Santa Cruz presentado el viernes. Frente a cuaresma, Carnaval; frente a muerte, Pepe Dámaso. Le pidieron un cartel e hizo cuatro, como estaciones, ajeno a polémicas.


¿Qué es el Carnaval?

El Carnaval es una expresión sincera de ser el otro, de expresarte en la vida camuflado con otro concepto que no es el que tienes en lo cotidiano. En el Carnaval, si encima se tiene buen gusto, se es un creador porque te transformas.

¿Ha vivido el Carnaval de Tenerife?

Lo he vivido desde fuera. Es curioso el fenómeno: mi gran amigo y maestro César Manrique, al que aquí querían tanto y con quien viví 40 años, era muy carnavalero. Él siempre se vestía de monstruo, buscaba la antítesis de la estética refinada; monstruos estéticos, un poco cómico, con cajas de cartón. Era muy interesante verlo en su expresión bruta, era como si no quisiera demostrar su sensibilidad.

La Concepción contará con una nueva escultura en homenaje al Orfeón

La plaza de La Concepción incorporará una escultura en homenaje al Orfeón La Paz, una de las sociedades con más tradición del casco lagunero y que en 2018 cumple 100 años. Es esa efeméride la razón del proyecto escultórico en el que viene trabajando este colectivo, que tiene pensado sufragar la pieza a través de la recaudación de fondos.

Según las explicaciones del presidente de la entidad, Esteban Afonso, el primer paso ya está dado: el Orfeón cuenta con un boceto realizado por Vicente Pérez Fernández, que representa a dos cantantes adultos, una niña y otro menor más pequeño que toca un instrumento de cuerda; todo ello completado en uno de sus laterales con el escudo de la institución, que está vinculada fundamentalmente a la música y la cultura.

"La previsión es poder inaugurarlo en el año del centenario, que es en 2018, por lo que tenemos un año de plazo para hacerlo", precisa Afonso, antes de señalar que en las conversaciones previas que se han mantenido para poner en marcha la iniciativa han percibido aceptación. No en vano, ya tienen en marcha una comisión que está sentado las bases para la instalación de la obra, que se ubicará, en concreto, en el jardín triangular de la parte superior de la plaza de La Concepción, en la proximidades de donde se situó la primera sede "orfeonista".

Estela Curbelo ya tiene su candidata infantil, para el Carnaval de Santa Cruz 2017


Ayer en la plaza de Las Américas de San Sebastián de La Gomera, tuvo lugar un evento donde desfilaron unas 44 niñas.

El sueño de todas ellas, era participar en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2017.

Esta candidata estará arropada por varias empresas de San Sebastián de La Gomera

Para que  se eligiese una en representación  de la isla dentro del Carnaval chicharrero, ya que,  todas tienen la ilusión de participar en dicho carnaval

Estela Curbelo le dio la oportunidad a una de ellas.

Las murgas, sin censura pero con lenguaje cuidado

Cambios para el concurso de murgas del carnaval de La eterna primavera."No hay censura, porque aquí no decimos que no critiquen a nadie", señala Inmaculada Medina, edil de Carnaval, al hablar de los cambios que pretende introducir en el concurso de murgas de 2017. Añade que "lo que decimos" es que "que tengamos cuidado en el lenguaje, sobre todo con las palabras malsonantes".

El nuevo sistema de puntuación para el concurso de murgas que el Consistorio capitalino quiere estrenar en el carnaval del próximo 2017 incluye en sus bases la prohibición explícita de que las letras de las formaciones contengan "faltas de respeto con palabras ofensivas, obscenas, deshonestas e injuriosas".

La concejala responsable de las fiestas, Inmaculada Medina, aclaró ayer que no se trata de controlar el contenido de las letras sino de cuidar el lenguaje.

"No hay censura, porque aquí no decimos que no critiquen a nadie, al contrario", aseguró la edil de Carnaval, que añadió que "aquí hubo una intención en el mandato anterior de que se sancionara a  aquellas murgas que se metieran incluso con el personal que trabaja para el carnaval".