jueves, 9 de octubre de 2014

Una murga de lo más chismosa

Guía vuelve al parque Santa Catalina. La murga Los Chismosos representará tras 25 años de ausencia a la comarca en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Lejos queda el recuerdos de Los Charanguetas, Miau Miau y Los Chiripitas, que llenaban las fiestas con sus letras picantes.

Las voces ya resuenan en las empinadas calles de San Roque, en medio del silencio habitual de este barrio. 42 personas afinan sus pitos y sus críticas políticas y sociales desde hace algo más de tres meses en su pequeño local de ensayo. El ajetreo crece por momentos entre sonidos y la búsqueda de materiales que se puedan reciclar para usar en el decorado en el Parque. Se llaman Los Chismosos, y es la murga heredera de aquellos históricos grupos del municipio que animaban antaño los carnavales.

La puesta en escena no ha sido fácil, después de 25 años de ausencia. El director, Carlos García, señala que un grupo de amigos llevaba tres años intentando poner en marcha el grupo, pero que distintos motivos habían frenado su constitución. Pero siguieron con el empeño, y a comienzos de este año dieron ya el gran empujón, tras constituirse como asociación cultural en el Gobierno de Canarias.

El carnaval empezó ya para Los Chismoso en junio, aprovechando también la cesión del local del Ayuntamiento de Guía, el mismo en el que ensayaba la Banda de Música. Será el único representante del Noroeste en Las Palmas de Gran Canaria, ya que la única agrupación en pie en Gáldar se restringe a un ámbito local.

La tolerancia como linea maestra

Hace unos días el artículo "Buen cartel, Alejandro", firmado por Roger en este mismo periódico, con la excusa de realizar una opinión mordaz sobre la crítica popular del cartel del carnaval de Santa Cruz de Tenerife en su edición de 2015, supuso una serie de comparaciones y calificativos que no tienen cabida en una sociedad democrática que hace años abandonó la oscuridad del pensamiento único.


No voy a responder en el mismo tono con el que el articulista camufló la homofobia implícita en su discurso, pero tampoco voy a dejar que el silencio sea cómplice del ruido de la intolerancia, y mucho menos que se caricaturicen las libertades sociales bregadas durante décadas. Los chistes fáciles sobre la comunidad homosexual no representan a la sociedad chicharrera, abierta y tolerante a lo largo de su historia.

"Menos tacones y menos sarasas" sintetizan la intolerancia sobre la que giran sus párrafos, anclados en una serie de tópicos habituales de una época encorsetada en una moral que compartía bajo palio la primera línea de los actos públicos.

La educación en la tolerancia de la diversidad es la que ha conseguido que este país se alejara de la imposición de clichés antagónicos hasta los actuales valores democráticos. Mucho no ha de gustar ese logro cuando se sentencia: "Al velillo no le gusta sino el antifaz, el travestido, la cara de payaso y cualquier motivo que él entienda". Está claro que no sólo redibuja las viejas líneas divisorias a imagen y semejanza de un credo pretérito, sino que no es capaz de tender la mano al diálogo y a la cultura de la tolerancia para apuntar en la dirección del progreso social.

Comparsa Tropicana , te abre las puertas



Todavía estas a tiempo, quieres participar en nuestra comparsa???

Ponte en contacto con nosotros o acude a nuestros ensayos



Torneo de Ronda y Envite de los TitiRoys y Titinijos

Te lo vas a perder ?????

Vente a pasar un buen rato y échate una ronda como dios manda, o un envite

Los Cascabeles, comienzan sus ensayos

No te lo pienses más, únete a las Tunantonas

´El gofio y los carneros son paralelismos relevantes entre Canarias y Marruecos´

Ahmed Sabir, profesor de Filología Hispánica de la Universidad de Agadir, berberófono y arabófono, impartió ayer en el Club LA PROVINCIA la conferencia Paralelismo cultural y lingüístico de las Canarias y el Norte de África.

¿Qué paralelismos culturales destacaría entre Canarias y el Norte de África?

Yo citaría dos ejemplos relevantes, el gofio y los carneros. Cuando hablo del gofio, ojeando el libro de Bethencourt Alfonso, Historias del Pueblo Guanche, o Historia de la Conquista de las 7 Islas de Abreu Galindo, cuando voy al capítulo de como se prepara el gofio y lo traduzco al amazigh (beréber), el que lo leyera no comprendería que se trata de las Canarias sino de la propia región marroquí. La identidad es tanta que la única diferencia es que unos textos están escritos en español y otros en árabe.

¿Cuál diría que es el origen del gofio, Norte de África o Canarias?

Según los archivos históricos, en el Norte de África hubo una resistencia contra los soldados de Roma, y muchos jóvenes fueron capturados, se les cortaron la lengua, los metieron en unas barcas junto con unas cabras para alimentarse y los trasladaron a título de exilio, de escarmiento, a las Islas Canarias. Ellos trasladaron la lengua y su cultura amazigh y con ello esta cultura del gofio. Es la hipótesis más defendida.