martes, 19 de noviembre de 2013

El Carnaval Antiguo de Agüimes elegido por el público como mejor stand en Expocarnaval 2013

Concejla de festejos agüimes, estefanía almeida, posa junto a dos mascaritasEstos días se ha celebrado en la sala de arte La Recova de Santa Cruz de Tenerife una muestra sobre los distintos carnavales de las Islas Canarias, Expocarnaval 2013. Primera feria carnavalera organizada por el Aula de Cultura del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife (Accarte), que ha contado con la colaboración del Gobierno de Canarias, los Cabildos insulares  y muchos ayuntamientos, que han enviado delegaciones encargadas de mostrar algunos de los actos más representativos de cada "particular" carnaval. Si bien las intenciones lúdicas y festivas son las mismas. El carnaval no se vive, ni se siente igual en todo el archipiélago.


En este punto el municipio de Agüimes merece un comentario al margen, ya que probablemente no exista otro lugar en toda Canarias donde las carnestolendas tengan el arraigo del que goza en el municipio del Sureste de Gran Canaria. Este sentimiento distinto, de exaltación de la fiesta y todo lo que supone, volvió a quedar patente en la Expocarnaval, donde el público asistente, unas 10.000 personas según la organización, coincidieron por abrumadora mayoría en otorgar al stand de Agüimes el primer premio como el mejor stand de la feria carnavalera. Stand basado en el denominado carnaval antiguo, donde las tradicionales mascaritas hicieron de las suyas entre los visitantes a la muestra

 Los de Agüimes `marcaron raya´ en Santa Cruz al evidenciar que el Carnaval en este pequeño pueblo es mucho más que una fiesta, es un sentimiento, algo que se mama desde pequeño y que con el pasar de las años va trascendiendo de generación en generación y que a la mayoría de habitantes del municipio les llena de orgullo. Unas fiestas que no ha dejado de realizarse, ni en las épocas más difíciles, lo que pone de manifiesto la trascendencia e importancia que las carnestolendas han tenido, tienen, y tendrán en el desarrollo,  la cohesión y la identidad del pueblo de Agüimes como muestra lúdico cultural más representativa  y que les vale el apelativo de "los mejores carnavales de Canarias", aún a pesar de ser "carnavales de pueblo" lejos de los espectaculares montajes que cada año se empeñan en incrementar los presupuestos para dotar de espectacularidad a las fiestas con suntuosas galas de las grandes ciudades canarias. Y es que como dice la canción popularizada por la afilarmónica Los Serenquenquenes y convertida ya casi en himno  " Agüimes es chiquitito…pero con unos Carnavales así de grandes, sí, sí!"

 La delegación de carnavaleros agüimenses, con representación institucional del Ayuntamiento, colectivos que hacen el carnaval y vecinos de la villa que a modo particular también visitaron la feria, dotó de colorido y buen ambiente la muestra.

 Entre las muchas actividades que se concentraron en la Expocarnaval 2013 hay que destacar las diferentes actuaciones de distintas murgas, agrupaciones y colectivos, el desarrollo de talleres temáticos sobre las carnestolendas en Canarias, charlas y ponencias, o la elaboración de platos típicos de la época como las tortillas de carnaval o el potaje. Así como un gran cierre final con la entrega de premios y la gala `Santa Cruz en Carnaval´ , entre otras.

Un millar de ciudadanos reclaman en la capital los derechos de las personas con discapacidad

Por escrito, a viva voz, con pitos y hasta en lenguaje de signos. De todas las maneras posibles, las alrededor de mil personas que salieron ayer a la calle en Santa Cruz de Tenerife pidieron a los ciudadanos que se uniesen a la voz de la discapacidad para reclamar ante las autoridades los derechos de las personas que la sufren. Camisetas, globos, lazos, pañuelos y cintas tiñeron de naranja la capital por una mañana en un acto que se las ingenió para combinar a la perfección el espíritu lúdico-festivo con el reivindicativo.

Hacia mediodía partieron de la plaza Weyler capitaneados por varios perros lazarillos que guiaban a sus dueños a la cabeza de la marcha. Los grupos del Carnaval chicharerro se volcaron con la convocatoria y las murgas estuvieron acompañando a los participantes en la segunda marcha por los derechos de las personas con discapacidad durante todo el recorrido, que concluyó en la plaza de la Candelaria.
La primera parada tuvo lugar frente a la Subdelegación del Gobierno en Canarias. Tras la actuación de los Mamelones, los organizadores enseñaron a todos los concentrados a decir en lengua de signos: "Aquí sí hay discapacidad". "La discapacidad no es sinónimo de tristeza", reprocharon a las autoridades, "pero en Canarias sí es sinónimo de abandono".

La enseñanza se reveló muy útil, porque enseguida volvieron a detenerse ante el Ayuntamiento, que calificaron de "casa de los sordos" antes de emplear de nuevo los gestos para expresar lo que consideraban necesario dejar claro. Frente a la Casa de los Dragos cantaron las chicas de Marchilongas, las primeras, recordó Ana Mengíbar, auténtica maestra de ceremonias de la marcha, que llevaron a al Carnaval de Santa Cruz de Tenerife la preocupación por las personas ciegas, describiendo punto por punto su disfraz para que quienes no ven pudiesen imaginar cómo iban vestidas.

Después de su actuación tuvo lugar uno de los momentos más significativos de la mañana. Trompetas, silbatos, sirenas y abucheos se unieron para lograr "la mayor pitada que se haya llevado jamás un ayuntamiento". Pitada que, además, duró más de un minuto y se repitió después de que todos se colocasen de espaldas al consistorio para escenificar el trato que el colectivo considera que recibe por parte de la administración.

Después de que Mengíbar reclamase que se sacasen "del cajón" iniciativas como la Mesa de la Discapacidad y expusiese con ayuda de un megáfono los aspectos en los que el Ayuntamiento de la capital podría ayudar a normalizar la vida cotidiana de las personas con discapacidad, continuaron su camino hasta el parque García Sanabria. Allí aprovecharon para incidir en uno de ellos, tan simple como instalar columpios adaptados en los parques, "que cuestan lo mismo que los otros", para que los niños con movilidad reducida lo tengan más fácil a la hora de divertirse. "Yo también quiero jugar", proclamaba una de las pancartas.

Con respecto a esta reivindicación en concreto, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz, José Ángel Martín, se comprometió a solicitar una reunión con los representantes del colectivo para estudiar cómo adaptar las zonas de juego infantiles a las necesidades de los pequeños que padecen algún handicap. "Está más allá de las posibilidades del gobierno municipal resolver los problemas de calado que sufren las personas con discapacidad, como los recortes en la Ley de Dependencia que impone Madrid, pero sí podemos tratar de apoyarles en temas como éste, o la reducción de las barreras arquitectónicas, que podrían hacer más fácil su día a día", declaró Martín. "Es importante destacar que por primera vez en el gobierno municipal se están haciendo políticas de discapacidad desde el área de Atención Social, que dirige Alicia Álvarez", agregó el primer teniente de alcalde de la capital.

Entre los participantes en la marcha se encontraban otros representantes municipales, como Hilario Rodríguez y José Alberto Díaz Estébanez, ambos de CC; Fernando Ballesteros, del CCN; Yuri Mas, del PSC; Cristina Tavío y José Carlos Acha, del PP; Asun Frías, de Sí se Puede; y Guillermo Guigou, de Ciudadanos de Santa Cruz. Los alumnos del colegio Echeyde también quisieron estar presentes en la convocatoria portando una pancarta que rezaba: "Los niños del colegio Echeyde se mueven. ¿Y tú?". Ya en la calle del Pilar, las murgas Los Mamelucos, Tras con Tras y Diablos Locos unieron sus voces al ambiente festivo que presidió la concentración. Por un día, las personas con discapacidad, gracias a la escolta de la Policía y Protección Civil, lo tuvieron fácil para moverse por la ciudad.

Ana Martínez

De carnaval en noviembre

No es este el lamento propio de un lunes por la mañana, sino la imprescindible reflexión sobre una nota de prensa que me llegó el viernes por la tarde, de la que transcribo su párrafo esencial: "La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Santa Cruz, Cristina Tavío, junto a varios miembros del Grupo Municipal, han comenzado las visitas a los grupos del Carnaval estrenando las mismas y manteniendo reuniones con la murga Ni Pico Ni Corto, Las Burlonas y los Guachipanduzy. En las visitas realizadas, el grupo popular destacó el 'buen ambiente de los grupos del Carnaval y la enorme dedicación y talento que atesoran los mismos, que les hacen ser las verdaderas almas de esta fiesta', comentó la portavoz popular". Claro que sí, futura alcaldesa; así se hace patria.

Alguien me objetará que el Carnaval también proporciona trabajo a mucha gente. Cierto, pero es una ocupación hueca. Una actividad económica cerrada en sí misma que no genera riqueza. Ni siquiera sirve como promoción turística porque los carnavales a día de hoy se celebran en todo el mundo. Y los de Tenerife no son, ni muchísimo menos, los mejores del planeta. Una discusión, sea como fuese, en la que prefiero no entrar porque no merece la pena.

A mí me gustaría ver a Cristina Tavío de alcaldesa santacrucera, tal vez porque no soy vecino de Santa Cruz. Visto lo que hay, lo mejor es que vaya aprendiendo a decir "landó", en vez de "las dos", y me mande a mudar para la isla de enfrente. Aunque no creo que me quieran mucho por aquellos alrededores.

Ricardo Peytaví

Chaqueta Ladys Golosinas 2014