domingo, 25 de agosto de 2013

Desbocados por el cambio

"Los Carnavales son siete días, pero la murga es todo el año". Con esta premisa parten pisando fuerte los miembros de Los Desbocados para cambiar las cosas en Cuesta Piedra. La murga chicharrera se compromete a cambiar el barrio con torneos deportivos y demás actividades juveniles para animar las calles que los vieron crecer.

Juan Jesús Padilla, presidente de la agrupación nacida en 2009, asegura que de pequeño practicaba cinco deportes en el barrio. "Y no exagero, no entiendo lo que ha pasado ahora que los pibes no tienen qué hacer", se queja. Padilla asegura, a sus 33 años, que "el apartado juvenil ha ido decayendo cada ves más". El chicharrero recuerda que "hasta hacíamos excursiones".

Ahora quieren devolverle al barrio todo lo que les ha dado desde pequeños con un conjunto de actividades a desarrollar durante el año. La directiva de la murga, incluyendo a su presidente y a su vicepresidente Aitor Ruiz, El cachete, han sido los impulsores de la idea.

Hartos de pasar años "de prestado" para poder ensayar, decidieron darle uso a los vestuarios de la cancha anexa a la Iglesia de Cuesta Piedra. Primero, se pusieron en contacto con la asociación de vecinos. "Nosotros recurrimos a ellos para cualquier problema en el barrio y además eran ellos los que tenían las llaves". Después se informó al Organismo Autónomo de Deportes del Ayuntamiento, que es quien realmente debe dar el permiso. Entonces, 3 de septiembre de 2012, comenzaron las obras en lo que acabaría siendo el nuevo local de Los Desbocados.

Este espacio eran dos vestuarios que nunca se habían utilizado. Los integrantes de la directiva de la murga solo recuerdan que este local haya tenido uso en 2010 durante las fiestas del barrio en honor de San Juan Evangelista para que las candidatas a reina se cambiasen de vestuario.

Tal era el abandono que algunos gamberros rompieron unas ventanas para pasar al interior y drogarse. Uno de esos días en los que estos desconocidos pasaban la noche alumbrados con una vela, ésta cayó al suelo provocando un fuego en parte del local que acabó quemando al okupa.

"Estaba todo destrozado pero yo desde que entré me lo imaginé como está ahora", cuenta orgulloso Padilla. Al presidente de la murga le costó que el resto confiara en su visión. "Les veía las caras cuando entraban y eso lo decía todo pero al final nos pusimos manos a la obra y ahora vemos los resultados".

La remodelación del local ha sido de los pies a la cabeza. Ahora luce un suelo de parqué, paredes naranjas, turquesas y violetas y dos gradas para los ensayos con un espejo en la pared en el que evaluar sus propias expresiones faciales al cantar. Junto a la sala de ensayo tienen los baños y la zona del descanso con una barra de bar y algo de música para desconectar. Al fondo, hay un espacio para la oficina, que aún no está terminada, pero que tienen muchas ganas de montar. Incluso, cuentan con una pequeña sala que están trabajando para insonorizar con los recurrentes cartones de huevos.

"Los materiales se sacaban de donde fuese", comenta Padilla. Entre todos reunieron lo que tenían en casa y lo que le sobraba a los vecinos para poder hacer de forma digna el local. Entre todos, reunían los conocimientos necesarios para dejar el local como nuevo. Uno de ellos tiene experiencia en la construcción, el que es electricista dotó a la sala de una instalación completamente nueva, el pintor hizo lo suyo... y así hasta completar todos los departamentos.

Al principio hubo que limpiar mucho "gastamos una barbaridad de productos de limpieza". Tras casi un año de trabajos, pueden decir que "hemos hecho familia", reconoce el líder de la agrupación.

Ahora les falta algún arreglillo y lo más importante: la luz y el agua. "Queda pendiente que nos pongan un contador de la luz, que parece que lo harán sin problema", reconoce. Otro de los murgueros comenta que podían haber robado la luz del alumbrado público. "Era más fácil pero queremos hacer las cosas bien y pagar nuestras facturas", expone.

Se han fijado como fecha para culminar el local el 15 de septiembre para ponerse a ensayar y estar preparados cuando llegue el Carnaval. "Las ganas lo superan todo", dice Padilla con determinación.

Por fin Los Desbocados tiene un lugar propio para ensayar y disfrutar. Además, las puertas del local están abiertas a todos los vecinos de Cuesta Piedra. "Esto antes era un punto conflictivo", pero ahora con la presencia de la murga las canchas han cambiado de color, a un naranja sonriente.

Al mismo tiempo, los miembros de esta agrupación han limpiado la pista frente al local y han agrupado los desechos de la cancha de bochas en una esquina. "Nosotros lo limpiamos sin problema, solo le pedimos al Ayuntamiento que nos traiga un contenedor donde poner la basura porque no tenemos cómo cargarla", demanda Padilla.

Para lo sucesivo y con la ayuda del Ayuntamiento –la cual han requerido en una reunión el lunes–, quieren organizar distintas actividades. "Como tenemos un proyector de cine y una pantalla, queremos hacer un cine de barrio para que la gente se reúna en las canchas a ver películas", sueñan los murgueros. Entre sus ambiciosos planes también se encuentra la organización de festivales carnavaleros y otros eventos para que el barrio no pare. Incluso, tienen pensado organizar torneos deportivos, sobre todo juveniles. Lo que no podría faltar son los bonchos que organizarán en la barbacoa que están construyendo por fuera del local.

Además de eso, Los Desbocados quieren inculcar valores como el compañerismo en los más pequeños de Cuesta Piedra, algo que ellos conocen de primera mano. "Aquí siempre estamos para ayudarnos porque nos educaron así". De hecho, cada vez que un miembro de Los Desbocados llega, saluda al resto con la mano o un abrazo. "Imagínate cuando llega el último de 40, ¡menudo trabajo le espera!", bromea Padilla. No descartan ayudar a formar una murga infantil.

Los Desbocados participaron en su primer Carnaval en 2010. Renovaron su logo hace dos años y recuperaron su pasacalle de los primeros años. Se compone de 48 miembros, de entre los que destaca Juan Ramón Celso Padilla, Juan Padre, un veterano del Carnaval.
Esta murga se alza ahora como una esperanza social del barrio.

Verónica Galán

El Orfeón La Paz abandona los concursos del Carnaval 5 años

La rondalla más laureada del Carnaval tinerfeño, con quince primeros premios de Interpretación consecutivos, dejará de concursar para preparar su centenario en 2018.
El Orfeón La Paz de La Laguna, la rondalla del Carnaval de Tenerife más laureada y con 15 premios de Interpretación consecutivos hasta el pasado febrero, comunicó el viernes al gerente de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Juan José Herrera, su decisión de dejar de concursar los próximos cinco años. Según explicó a EL DÍA el presidente de la sociedad, Esteban Afonso, la rondalla lagunera quiere mantener su contacto con el Carnaval, por lo que se ofrece a actuar fuera de concurso hasta el año 2018, cuando se conmemora el centenario de su fundación. En la reunión del viernes, Afonso le hizo saber a la organización del Carnaval chicharrero su deseo de mantener el mismo apoyo, o sea, continuar ingresando la subvención que otorga Fiestas, pues el Orfeón solo renuncia al espíritu competitivo pero mantendrá su colaboración. “Nos sentimos embajadores de las rondallas”, dice.
La sociedad del Orfeón La Paz ya se planteó abandonar los concursos hace dos años. En aquella oportunidad, los argumentos versaban más sobre la cantidad de premios cosechados y la posibilidad de actuar fuera de concurso para dejar el camino expedito al resto de agrupaciones líricas. Cabe recordar que el Carnaval chicharrero, incluyendo a la lagunera Orfeón, cuenta con seis rondallas, más otras dos candidatas a salir el próximo febrero.
La retirada de concurso, explicó Esteban Afonso, ya fue comentada a los componentes antes de la marcha de las vacaciones, si bien se refrendarán en septiembre.
“Dejaremos de salir hasta 2018 para entregarlos a los preparativos de los actos de nuestro centenario. Tenemos musicales muy importantes con Celso Albelo, Jorge de León, Alberto Feria o Pancho Corujo, así como la Orquesta Sinfónica de Tenerife, la de La Coruña o de Gran Canaria”, explicó Esteban Afonso, que incide en que sería un fuera de concurso por cinco años.
RECLAMACIONES
Los arreglos musicales
Además de comunicar su retirada de concurso y la petición a Fiestas de mantener la subvención, Orfeón hizo saber a la organización su malestar por el trato recibido a las reclamaciones presentadas en 2012 y 2013. La del año pasado fue por la concesión a El Cabo del premio Jesús Fariña Adán, que distingue el mejor arreglo musical. Sin embargo, en la puntuación del jurado figura la mejor nota para el Orfeón. El gerente, recién llegado al cargo, se comprometió a responder, aunque ya una técnico de Fiestas dijo que ese premio los concede Gran Tinerfe y no el jurado.
Errores en los solistas
La Cabalgata
El Orfeón La Paz también presentó el pasado Carnaval dos reclamaciones que siguen sin recibir respuesta de Fiestas. En una lamentan que la organización no incluyera a su solista Néstor Galván en la relación de inscritos y aspirantes al premio. Así, cantó, y el jurado, cuando fue a puntuar, no tuvo constancia de su participación. La segunda reclamación, por la concesión del tercer premio de Solistas a Goyo Tavío, de Los Aceviños, que con 8,37 quedó por encima de Almudena López, del Orfeón, que acabó cuarta con 8,50. Paradojas.

Alta costura para los carnavales


Sus diseños han participado en desfiles de Carnaval en Tenerife o A Coruña, donde recibió varios premios. También es el autor de espectaculares carrozas de Reyes. José Luis González Couñago (Reboreda, 1960) expone hasta el 15 de septiembre algunos de los disfraces que ha creado, además de fotografías y un vídeo que resumen su trayectoria como diseñador de fantasía. Una labor que surge "en la cabeza" e implica a muchas personas por su complejidad.
Cartón, lentejuelas, purpurina o acetato son ingredientes con los que trabaja el redondelano José Luis González Couñago para crear espectaculares trajes de Carnaval. Sus diseños de fantasía han resultados premiados en prestigiosos desfiles como los de A Coruña o Ramallosa, además de haber participado en Tenerife y otras localidades canarias. El diseñador expone desde ayer en el Multiusos de A Xunqueira una muestra de sus creaciones, en un recorrido autobiográfico a través de fotografías, un vídeo, recortes de prensa y elementos de sus vestidos, "porque reproducirlos enteros no es posible dadas sus dimensiones", comenta.
Y es que algunos de sus trajes de Carnaval han llegado a medir hasta cinco metros de altura e incluyen ruedas. "El vestido del que más orgulloso me siento se llamaba Sol Naciente y representaba un ídolo azteca; lo tuve que portar yo mismo porque pesaba 70 kilos", recuerda José Luis.
"Sol de Kalahari", "Cánticos de dioses" o el "Moucho de Sargadelos" -inspirado en la famosa cerámica- son tres evocadores títulos de sus diseños. Advierte que la confección "parte de mi cabeza", pero implica a muchas personas, "un equipo", entre ellas las modelos que han de lucirlos en los desfiles de Carnaval.
La exposición enseña a través de fotografías sus detallistas carrozas de Reyes, que han desfilado por Redondela en diversas ocasiones. "Alucinación na noite de Reis" (2006) o "Ilusión de Oriente" (2008) son trabajos que incluyen desde el diseño de la carroza y los vestidos hasta el maquillaje y la coreografía. En este caso, José Luis explica que "me baso en el material disponible" para convertir en realidad la fantasía. Una de sus obsesiones es conseguir "la vistosidad de la carroza al completo".
Autor también de alfombras florales de Corpus, el diseñador comenzó su carrera en los años 80 como modelo de peluquería. Realizó espectáculos en salas de fiesta de Galicia, centrados en el mundo de la samba, el tango o la revista. En los 90, dio el salto al diseño de trajes individuales.
La exposición se inauguró ayer en A Xunqueira como complemento al Entroido de Verán, aunque José Luis considera que esta celebración es en realidad "un botellón disfrazado". Pocos disfraces hoy tienen que ver con sus diseños de alta costura, hechos a medida, artesanalmente.
 FARODEVIGO

Tabletúos, preparan el 2014

Después de 10 años de un camino inolvidable, tabletúos echan a rodar en una nueva aventura. El próximo día 9 de Septiembre nos vemos en el local para una primera toma de contacto y empezar a proyectar un nuevo año. Si estás interesado te esperamos a las 21:00 en nuestro local en la calle Agustín de la Hoz, 11. ¿Cómo no vas a querer ser parte de esta historia?