jueves, 1 de agosto de 2013

Hidalgo está contento, pero disgustado

Contento y emocionado, pero también algo disgustado por las críticas que está recibiendo se encuentra Juan Pedro Hidalgo, cuyo cartel ha sido elegido para representar al Carnaval de Santa Cruz de 2014. Aunque intenta no hacer caso "a las tonterías que se dicen" con respecto a su obra, reconoce que no puede evitar que algunas incluso le duelan. Se refiere sobre todo a los rumores que lo relacionan con uno de los miembros del jurado convocado por el Organismo Autónomo de Fiestas, en concreto, con Elías Rosales, representante de la Compañía Cervecera de Canarias. "No tengo nada que ver, pero ojalá fuese así para poder ofrecer a esta empresa mi trabajo", dice Hidalgo.
Con respecto a que en las redes sociales algunos manifiesten que el cartel seleccionado por el jurado de Fiestas, entre las 46 obras presentadas, no "tiene nada que ver con el Carnaval", Hidalgo intenta hacer oídos sordos y comenta que sabía 1que el concurso "era polémico" y que habría personas que no estarían de acuerdo con la elección.
Entre los detractores del cartel ganador, Agüitaaaaa, se encuentra Adasat Rodríguez, autor de una de las cinco obras finalistas, Sígueme, quien ha indicado que su participación en este concurso ha acabado "con desilusión y asco por como se han sucedido los hechos". Hidalgo, que recibirá 1.000 euros del Ayuntamiento, solo dice que "hay que saber ganar y saber perder".
Hidalgo tiene su propia empresa, Zoo Estudio, y decidió este año, por primera vez, presentar un cartel para el Carnaval porque "necesitaba publicidad y buscar otros recursos ya que la cosa está muy mal económicamente". "No esperaba ganar, estoy orgulloso", concluye.

Eloísa Reverón

Camisetas de los Twitty´s

Ya las tenemos a la venta: camisetas y camisillas, tanto de chikos como de chikas, camisetas en turquesas y camisillas en rojas solo x 5€ y recuerda q x la compra del pack te REGALAMOS, nuestro llavero, oisteeeeee!!

Cuento de Carnaval

HGonar19811981. Teatro Guimerá. Domingo de Carnaval. Diez de la mañana. En la Recova Vieja, muchísimos niños, y no tan pequeños, arremolinados. Disfrazados todos de los más divertidos personajes. La gran mayoría de los disfraces elaborados por la familia; no se concebía un traje de Carnaval que concursara con la etiqueta “comprado hecho”.
Poco a poco, unas chicas nos llamaban para, como en el colegio, hacer una fila. “Una tal” Yaya, y creo recordar que también Cristina andaba por aquel entonces ya en la organización.
En el teatro, abuelos, tíos, primos y demás familiares desbordaban la bombonera chicharrera. Y nosotros, los niños, protagonistas del concurso de disfraces, íbamos a tener la oportunidad de pisar el mismo escenario que la reina del Carnaval. Donde se había celebrado la gala. ¡Chiquito lujo!
Era la primera vez que participaba en el concurso. Mi tía, Luisa Elvira, me había ido a inscribir a escondidas de mi madre, que poco a poco asistió luego a cada tarde de sábado y domingo en la que la casa de mi abuela, Mamá Lula, se convirtió en un “astillero” para construir mi carabela en la que me incrustaron como dentro como Cristóbal Colón. Recuerdo aún la discusión sobre el número de velas que debía llevar, o los más insignificantes detalles por los que peleó mi tía para que todo fuera lo más fiel al diseño original… Tiempos, tiempos.
Más que ganar el tercer premio de disfraces infantil masculino me impactó la parafernalia. El despliegue de la organización. Desfilar por la pasarela que cruzaba el teatro Guimerá. Y el presentador. Un gigante. “Un tal” Paco Álvarez. Conservo como oro en paño mi trofeo. Un trozo de mármol negro que llevaba superpuesto un círculo metálico que llevaba estampado el cartel del Carnaval: el burro, de Galarza, de 1981.
Casi veinte años después, ¡quién me lo iba a decir!, conocí al hijo de don Juan. Mi maestro en la profesión que me dio la alternativa en el Carnaval. Y la profesión me permitió conocer al cartelista de mi primer concurso, don Juan Galarza, y a un montón de gente grande del Carnaval. Sin duda, aquella fiesta era muy familiar. Se “cosía” desde muchas semanas antes de que la fiesta saliera a la calle. Como anécdota, con apenas nueve años, recuerdo que cuando mi madre me dejó en manos de Yaya para que me preparara para salir al escenario fue la primera vez que me separaba tanto de ella… Tiempos, tiempos.
Cualquier tiempo pasado no es mejor. Pero gracias a aquellos tiempos hoy sigo enamorado del Carnaval, que nada tiene que ver con sexo, drogas y…. un buen colocón.
La CabalgataY todo para decir que mi cartel es el del burro, de Galarza. Si me vieran con la peluca de Colón. Mira que se emperró mi tía en que tenía que ser así. Mira que picaba… Carnaval y cultura fueron de la mano. Me enteré de dónde nació mi personaje, de la diferencia de carabela y calavera. Verme en el teatro Guimerá y ver de cerca a gente que salía en el periódico… me impactó. Y lo mejor, dejó en mí el respecto por don Carnal.
Es fácil entender porqué… “Carnaval, te quiero tanto”.

Las Salamandras, se reúnen y se van de asadero antes del verano

Se comunica que la lista oficial, por el momento asciende a 63 componentes, y que el disfraz de prueba ya está en elaboración, para que se pueda tomar las decisiones oportunas llegado el mes de Septiembre, donde empezaremos los ensayos.
Igualmente, como son meses de muchos despistes por las vacaciones, las puertas del local siguen abiertas para tod@ el/la que aún le apetezca entrar.
El próximo día 1 de agosto;a las 20:30 horas, volveremos a vernos en nuestro local, para la recogida del dinero, para el "Asadero de Verano" (10€), que por votación se decidió hacer el día 4 de Agosto.
Esperamos a tod@s l@s que aún están a tiempo de animarse, para que disfruten desde el primer momento, la experiencia con tod@s nosotr@s.
Feliz Comienzo de semana!!!!