miércoles, 24 de julio de 2013

La Policía Local señala que la sujeción al traje impidió a Saida huir del fuego

Un informe interno de la Policía Local de Santa Cruz elaborado el 18 de julio, y al que ha tenido acceso este periódico, aporta nuevos datos que, según este documento, no fueron tenidos en cuenta por el Cuerpo Nacional de Policía en su investigación, y también aclara algunos ya conocidos sobre el caso Saida Prieto, la candidata a Reina del Carnaval que sufrió graves quemaduras por la pirotecnia utilizada por el diseñador Willy Jorge en el traje de la aspirante Magnolia Cruz. La Local destaca, entre otros aspectos, que "el elemento de sujeción del traje de Saida (del diseñador Víctor Díaz) le impedía soltarse de forma rápida y abandonar la fantasía en el supuesto de una emergencia". Los agentes dicen que este hecho tendría que haberse incluido en el informe que la Policía Nacional entregó al Juzgado "a los efectos de su valoración por el órgano judicial" y "no se hizo".

Para la Policía Local, en las diligencias realizadas por el Cuerpo Nacional de Policía "se observan una serie de errores gravísimos que perjudican y han perjudicado de forma clara la investigación". Por ejemplo, y con respecto al diseñador Willy Jorge, imputado en este caso junto al exgerente de Fiestas, Francisco Trujillo, la Policía Local indica en este nuevo informe que se debería "hacer constar la acción de auxilio de Willy Jorge", el cual acude de manera inmediata a socorrer a Saida, pues "este hecho podría ser relevante a la hora de determinar la responsabilidad y las posibles causas atenuantes".

Sin embargo, y según la Policía Local, el Cuerpo Nacional de Policía no lo tiene en cuenta, "a pesar de que dicha información fue comunicada a los investigadores ese mismo día". Asimismo, sobre el diseñador, y ya no tanto a su favor, la Local aclara que este compró tres elementos pirotécnicos y que uno era para probarlo en su casa, según lo declaró él mismo a la Nacional. "Pero nada se dice en el informe del Cuerpo Nacional de Policía sobre si efectivamente llegó a probar la pirotecnia adquirida, lo que acreditaría el conocimiento por parte de Willy Jorge de lo peligrosos que eran los fuegos", dice el documento de la Policía Local, que ha sido entregado a los sindicatos.

Los agentes también quieren dejar claro que los elementos pirotécnicos utilizados por Willy "no eran fuegos fríos", "lo que no determina de manera clara el Cuerpo Nacional de Policía en su informe a pesar de las diligencias realizadas por la Policía Local". La Local matiza que la pirotecnia empleada "no era apta para usar en teatros", pero sobre esto la Nacional "no hace o no sabe hacer alusión". "Desde la Policía Local se envió todo el material de los fuegos a la Intervención de Armas de la Guardia Civil, competente en la materia para determinar qué tipo de pirotecnia era y las habilitaciones necesarias para la venta y utilización de dicho material, circunstancias que brillan por su ausencia en las diligencias del Cuerpo Nacional de Policía", se indica en el informe de la Local.

La Policía Local también destaca que la Nacional no "haya hecho constar la rápida intervención de los bomberos", pues sin ellos "los daños hubieran sido irreparables". "Pero es que además esta omisión ha sido objeto de valoración por diversos agentes e incluso se ha planteado la posibilidad de exigirles responsabilidades, lo que ha evidenciado una absoluta falta de profesionalidad de los encargados de instruir las diligencias policiales", dice la Policía Local.
Esta quiere con este informe interno aclarar y defender entre los propios agentes la labor que se llevó a cabo en relación a este caso, sobre todo después de las duras críticas que realizó el Cuerpo Nacional de Policía con respecto al trabajo ejecutado por la Local tras la tragedia de la Gala de la Reina. La Policía Local sentencia que en ningún momento se rompió la cadena de custodia policial de la batería utilizada en el traje de Willy Jorge, aunque la Nacional haya dicho lo contrario. "Resulta absurdo decir que se rompió, cuando la cadena de custodia no había comenzado. Esta se inicia cuando el objeto es encontrado o puesto a disposición del agente y no antes. Solo es reprochable el hecho de no haber podido identificar a la persona que entrega la batería, fruto todo ello de la confusión reinante y a que en eso momento inicial aún se desconocía a qué nos estábamos enfrentando", dice la Local.

La Policía Local critica "la clara subjetividad" existente en algunas de las apreciaciones que realiza la Nacional en los informes remitidos al juzgado. "Los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía dan por sentado que nos encontramos ante un hecho delictivo cuando se produce el accidente, ignorando las más elementales reglas de la seguridad y de protección civil. Esta subjetiva apreciación es más propia de quien nunca ha trabajado en esta materia que de unos investigadores a los que se les presupone unos conocimientos expertos", comenta la Local.

Por último, los agentes dejan claro que la situación detrás del escenario era "muy caótica" por la cantidad de personas que se encontraban "en la zona", lo que entorpeció la labor policial, y manifiestan que en un primer momento el coordinador de los servicios médicos desplazados al lugar dio un pronóstico "leve" con respecto a Saida, con solo quemaduras en pies y manos de primer grado.

Eloísa Reverón

Fiestas exige a los trajes de reina un seguro de un mínimo de 600.000 euros

El concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros, informó ayer al consejo del organismo autónomo de las modificaciones de seguridad y protección que incorporará en las bases de los concursos del próximo Carnaval a raíz del caso Saida. Las nuevas normas para las galas de la reina - adulta, infantil y de la tercera edad- obligarán a los diseñadores a contar con un seguro de responsabilidad civil por una cobertura mínima de 600.000 euros para posibles daños que pueda causar  su traje en el concurso como en cualquier acto del Carnaval, que podría costar unos 1.500 euros de forma orientativa.
Los diseñadores deberán presentar a fiestas un proyecto de su traje que detalle medidas, elementos y materiales, y especifique que las características del cinturón que ata a la representante a la fantasía. El objetivo que persigue Fiestas es garantizar que se trate de un "mecanismo de autoliberación", tipo cinturón de avión.
Una comisión técnica, designada por la propia organización, se encargará de visitar los talleres de los diseñadores antes de la gala para verificar que el resultado final de los trajes  (tipo ITV) que correrá a cargo de técnicos municipales y otros relacionados en materia de seguridad.
Junto al cinto, tipo avión, la organización es tajante en la prohibición de "elementos pirotécnicos, eléctricos o de cualquier naturaleza que pudiera entrañar el mínimo riesgo de causar daño o lesión a cualquier persona o cosa"
También obligan a los diseñadores a soldar los trajes en sus talleres y les impiden arreglarlos en el Recinto Ferial como ha ocurrido con algún espaldar roto tras la gala y antes de la cabalgata Anunciadora.
Además, las fantasías serán más pequeñas. De los cinco metros de altura, cinco de ancho y un fondo de seis, la originalidad se limitará a cuatro metros de alto, cuatro de ancho y un fondo de cuatro y medio, según las nuevas bases.
Y todo eso, bajo el apercibimiento de la "inmediata descalificación".
Las nuevas medidas de seguridad también afectarán al resto de concursos. No solo se prohíben los elementos pirotécnicos, eléctricos o de otra naturaleza, sino que sacrificarán el espectáculo tipo Trapaseros o Distraídos al impedir el uso de estructura, truss u otros montajes, y limita los figurantes a los propios componentes.

Humberto Gonar


Las Crazy quieren seguir dando la murga

La murga Crazy Trota lleva 14 años ensayando en un local cedido por la iglesia, en el barrio de San Nicolás. Sin embargo, «la llegada de unos nuevos vecinos hace un año» rompió una convivencia que hasta entonces, aseguran, era armónica con el resto de residentes en la parte baja del risco.
De momento ensayan en una aula cedida por el CEIP Guiniguada. Han optado por no continuar en su local habitual de ensayo en los últimos 14 años, junto a la iglesia de San Nicolás, para evitar problemas con unos vecinos que han llevado hasta el Obispado sus quejas por el ruido que aseguran generan las Crazy Trotas en sus reuniones preparatorias del próximo carnaval capitalino.
«El local es de la iglesia, que nos ha apoyado. Pero como no queremos que haya problemas, nos hemos venido al colegio, que nos deja ensayar días sueltos», explica la presidenta de la murga, Carmen Santana.
Añade que nunca han tenido problemas con el resto de vecinos del barrio capitalino, «porque solo ensayamos hasta las 22.00 horas, y no todos los días».
Pero, asegura que, desde la llegada de unos nuevos residentes, hace un año, todo han sido queja y denuncias. «Llaman a la Policía cada vez que nos reunimos en el local. Y el día de la presentación de la murga, cuando estábamos con los preparativos, también la llamaron. Y eso que en el local solo había unas 13 personas y era de día», comenta Cathaysa Guerra, una de las 70 componentes de la formación.
«La Policía ha venido muchas veces porque la llaman estos vecinos, pero nunca nos ha echado del local porque ellos mismos reconocen que el ruido que podemos hacer es mínimo», explican las integrantes de la murga, que tratan de ponerse en contacto con Pepa Luzardo para que  medie por ellas. «Pepa Luzardo y su madre vivían, pared con pared, con el local de ensayo, y nunca se quejaron ni nos llamaron la atención», asegura Lidia Dámaso, unas de la componentes más veteranas de las Crazy.

Rebeca Díaz

Las Dislokadas, tienen una cena benéfica


Buenas tardes amigos de face!!!!
Después de unas merecidas vacaciones YA ESTAMOS DE VUELTA!!!!!!
Empezando con ganas e ilusión queremos invitarles a que colaboren con nuestra cena benéfica que tendrá lugar el día 24 de agosto en el polígono de granadilla en el restaurante COMEDOR DEL PUERTO.
Les iremos informando próximamente del horario y demás sorpresas!!!
Vayan haciendo hueco en sus agendas...