martes, 28 de mayo de 2013

365 días de Carnaval

 Hay una fiesta que representa al pueblo canario como no lo hace ninguna otra. Una celebración única, llena de fantasía y "vacilón" que hace de las Islas un punto de referencia internacional en febrero. Pero el Carnaval de Canarias no habría llegado a ser lo que es sin la aportación de los auténticos carnavaleros. Artistas como Juan Carlos Armas que no se imaginan un Archipiélago sin los brillos de la fiesta de Don Carnal. El diseñador y director artístico en innumerables ocasiones del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife desea que su tierra esté los 365 días del año de Carnaval, es decir "en esplendor y de buen humor". Para conseguirlo solo necesita un hilo que aumente la conectividad entre las Islas y unas tijeras que corten con la especulación para mantener la belleza natural del Archipiélago. "Nuestros recursos son únicos, si los aprovechamos todo nos irá bien", sentencia rotundo Armas.


El modisto que en más ocasiones ha vestido a las reinas del Carnaval canario echa la vista al futuro para esbozar una tierra conectada. "Por soñar, me gustaría ver a las Islas mejor comunicadas entre sí, a través de puentes o túneles", imagina Armas. Y con un lazo hacia África y el resto de continentes. "Es una pena que no seamos un punto estratégico en medio del océano, en algún momento alguien se dará cuenta de esta singularidad y la explotará, y entonces nos preguntaremos: ¿por qué no lo hemos hecho antes?", augura el tinerfeño.


Para 2043, Armas también espera que se haya cortado con la especulación y la belleza natural de las Islas esté a salvo del cemento. "En ningún sitio del mundo podemos encontrar lo que tenemos en Canarias, hay que protegerlo y aprovecharlo", afirma el diseñador. Solo dos herramientas: hilo y tijeras para salir adelante. "Si conseguimos estar mejor comunicados, los productos serán más económicos y podremos construir un futuro mejor para nuestros jóvenes", explica el modisto.


Pero vestirse para disfrutar del Carnaval eterno no es cosa de dos días. "Tenemos que empezar ya, respetando nuestros derechos, vigilando a nuestros políticos y mostrando una justicia ejemplar", apuesta Armas. El diseñador habla de que aquellos que han contribuido a la crisis "no salgan airosos" y de crear una comunidad inteligente y formada "que no sea marioneta de nadie".


Según destaca Armas, la suya no es una utopía imposible de alcanzar. "El canario es un pueblo trabajador que siempre ha salido adelante, ahora no va a ser menos", señala el diseñador. Hasta la crisis ha traído cosas buenas. "Tenemos mayor conciencia del ahorro, de la competitividad, o la solidaridad y valoramos más que antes el trabajo y el esfuerzo, por ejemplo", detalla el modisto. Una abrir de ojos que refuerza la seña de identidad del pueblo isleño. "Somos una tierra hospitalaria que ha recibido muchas influencias, somos únicos y lo seguiremos siendo", concluye Armas.
LaProvincia-DiariodeLasPalmas
Elena Hernández

Saida: ´Willy Jorge tiene que pagar por lo que me hizo, lucharé caiga quien caiga´

"He sufrido mucho, lo he pasado muy mal. Han destrozado mi vida. Por mí y por mi hija voy a luchar hasta el final, caiga quien caiga, pese a quien pese, cueste lo que cueste". Son las palabras de Saida Prieto, la candidata a Reina del Carnaval de Santa Cruz que sufrió graves quemaduras por los efectos pirotécnicos utilizados por el diseñador Willy Jorge. Ayer, con el rostro triste y muy cansado, sin apenas poderse mover y con la mirada en muchas ocasiones perdida, decidió comparecer ante los medios de comunicación. No pudo evitar llorar, sobre todo cuando su madre, Dulce Hernández, que la acompañaba, contaba, con la voz entrecortada, que la Gala del Carnaval estuvo a punto de arrebatarle a su hija. "Saida estuvo a punto de morir. No le deseo a nadie el dolor, el sufrimiento que hemos pasado durante estos meses".
Saida lo dejó muy claro y lo dijo enfadada. Para ella el máximo responsable de lo ocurrido es el diseñador Willy Jorge "y tiene que pagar por lo que hizo". "Fue él quien colocó el fuego en el traje de su candidata, por su culpa yo estuve entre las llamas", añadió. Comentó, tras agradecer el apoyo y todas las muestras de cariño "del pueblo de Tenerife", del personal sanitario del Hospital Universitario y del Virgen del Rocío en Sevilla, del alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, de su comparsa Los Cariocas y de todos sus amigos, que ni Willy Jorge ni Magnolia Cruz, la aspirante cuya fantasía llevaba la pirotecnia, se han puesto en contacto con ella. "Magnolia lo ha pasado mal, pero yo peor, han sido los dos peores meses de mi vida. Pudo haberse puesto en contacto conmigo, pero no lo hizo. Willy Jorge tampoco", manifestó la joven.
La candidata contó que recuerda perfectamente aquella noche. "Fue un minuto que ya nunca podré olvidar. Sentía el fuego y mucho dolor en mi espalda. No podía escapar del traje. Pero solo vi una cara, la de mi diseñador, Víctor Manuel Díaz. Fue él quien me salvó la vida, nadie más. Durante un mes y medio no era consciente de nada. Cuando me desperté estaba en una habitación acristalada. Solo podía hablar con mi familia a través de un telefonillo sin tocarlos ni sentirlos. Estuve dos meses sin ver a mi pequeña, a mi hija", dijo.
Saida informó de que le han realizado 11 operaciones de injertos de piel, que pronto la volverán a operar y que aún le queda mucho camino porque la rehabilitación es muy dura. No puede mover los brazos. Indicó que tienen que vestirla, que bañarla, que darle de comer, pero aseguró que tiene fuerzas para seguir luchando. Incluso, anunció que el próximo año se volverá a subir al escenario del Carnaval, que quiere ser Reina de la fiesta de Santa Cruz y que no se cansará hasta conseguirlo. Y quiere hacerlo con sus diseñadores, Víctor Manuel Díaz y Carolina Hernández, solo con ellos. Saida comentó que sigue siendo carnavalera y comparsera, a pesar de todo. También dijo que no descarta acudir a platós de televisión para contar su historia, sobre todo para que nunca se vuelva a repetir.
Saida reconoció que aunque intenta estar bien, a veces le cuesta. "No puedo trabajar, no puedo hacer casi nada. Es muy duro. Antes tenía una vida normal y ahora estoy así. Intento hacer mi vida, estar con mi gente, con mi hija, pero esto es tan doloroso", añadió.
Su madre ayer ante los medios no pudo contener las lágrimas, apenas podía hablar. "Era la primera vez que iba a una Gala del Carnaval y salí de allí con mi hija muriéndose. En un minuto cambió toda mi vida. Al principio no me dijeron toda la verdad. En la ambulancia del Recinto Ferial no me dejaban hablar con Saida, verla. El alcalde no me contaba lo que sucedía, aunque después ha estado a mi lado y al lado de Saida en cada momento, llorando con nosotros como un niño. Le agradeceré toda la vida lo que ha hecho por nosotros", manifestó.
Contó que lo único que le preguntaba a los médicos era que si su hija se iba a morir. "Y me dijeron que podía ser que Saida no saliera adelante, que se me muriese. Me agarré a Dios y rogué con todas mis fuerzas que mi pequeña sobreviviera. Durante dos meses estuvimos mi marido y yo sufriendo cada minuto por si nuestra niña se nos iba. No podíamos tocarla ni darle la mano ni decirle lo mucho que la queríamos. El día que me dijeron que mi Saida sobrevivía fue el más feliz de mi vida, la volví a traer al mundo", añadió Dulce. Dijo que el sufrimiento que han sentido no se puede explicar con palabras. "Nadie tiene ni idea de lo que es esto. Ver que tu niña se te escapa y que no puedes hacer nada", declaró.
Pero la tristeza continúa en el rostro de Dulce, porque dice que Saida no es la de antes, ya no es su pequeña "divertida" y "sonriente". "Se quedó con nosotros, pero no es mi Saida. Confío que con el tiempo podamos recuperarla, que vuelva a ser la que era", manifestó. Dulce disculpó a su marido por no estar presente, pero ha sido operado del corazón. Demasiado dolor ha sufrido esta familia. "Por lo menos ha sido solo una familia, porque pudo haber afectado a muchas personas. Solo pedimos que esto no se vuelva a repetir", declaró la madre de Saida, quien además aprovechó para manifestar que nunca se debió haber permitido el uso de fuegos en un traje. "Para una fantasía de una Reina no hace falta nada, sino imaginación. ¿Por qué se permitieron los fuegos, por qué?", comentó.
Dulce Hernández también quiso dejar claro que Saida regresó a Sevilla para la rehabilitación no porque en el Hospital Universitario de Canarias la tratasen mal, sino por culpa de la psiquiatra del Hospital Virgen del Rocío, que "le dio el alta antes de lo debido". "La psiquiatra dijo que Saida ya estaba bien y que podía seguir siendo tratada en la Isla. Sin embargo mi niña cada vez estaba peor, el dolor, los recuerdos. Temíamos que también se pusiera malita de la cabeza, no solo de su cuerpo. Y por eso decidimos regresar a Sevilla, porque era mejor para la mente de Saida", explicó su madre.
Por su parte, el abogado de Saida Prieto, Juan José Rodríguez Martín, comentó que de momento la joven candidata solo se ha personado en el procedimiento judicial como parte perjudicada. "Veremos qué ocurre con la instrucción del caso y ya veremos qué medidas tomaremos a continuación. Todavía es muy pronto para hablar y lo único importante ahora es que Saida se cure y que esté bien", añadió. De todas formas, además de recordar que hay dos imputados, el diseñador Willy Jorge y el gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Francisco Trujillo, también dijo que el Ayuntamiento de Santa Cruz es consciente de que "directa o indirectamente es responsable del daño que ha sufrido Saida".
Después de una hora de rueda de prensa, Saida se quejaba del dolor. Ya no podía más. Estaba cansada. Solo una vez una leve sonrisa se dibujó en su rostro. Tampoco pudo sonreír al irse.

Eloísa Reverón

Saida Prieto: “Me han destrozado la vida”

saida prieto, rueda de prensa, gala reina del carnavalSaida Prieto, la joven candidata que sufrió un accidente que casi le costó la vida en la Gala de Elección a Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, por primera vez dio su versión de lo sucedido esa noche y lo hizo en una multitudinaria rueda de prensa en el despacho del que es su representante legal, el abogado Juan José Rodríguez. Estuvo acompañada por el letrado y por su madre, y se presentó bajo el halo de una aparente serenidad que, a medida que fue transcurriendo la rueda de prensa, se fue viendo salpicada de lágrimas, de duras y amargas afirmaciones pero también de esperanza en el futuro.

La joven comenzó leyendo un comunicado en el que agradeció el apoyo recibido durante todo este tiempo. Dio las gracias a la solidaridad de los tinerfeños y de los canarios, al apoyo del Ayuntamiento y especialmente a la del alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, a los hospitales que la atendieron, tanto el Universitario de Canarias como el Virgen del Rocío de Sevilla, y especialmente al cirujano plástico Cristino Suárez, así como a sus patrocinadores (Parque Bulevar y DIARIO DE AVISOS) y a su comparsa, Los Cariocas.

Después de los agradecimientos llegó el turno para la firmeza: “He sufrido mucho y lo he pasado muy mal. Han destrozado mi vida, pero por mí y por mi hija voy a luchar hasta el final, caiga quien caiga, pese a quien le pese y cueste a quien le cueste”. Así de contundente se mostró la joven, que finalizó el comunicado diciendo: “Espero que lo que me ha pasado a mí no se repita nunca”.

Saida leyó estas palabras con convicción y con un deje de amargura en su voz que denotan el mal momento vivido y los que, como reconoció, aún le quedan por vivir en la larga recuperación que le queda por delante a lo largo de los próximos meses. Hasta 11 operaciones son las que se ha sometido y al menos le quedan dos intervenciones más.

CAUSA DEL SUCESO
Ante la pregunta de a quién responsabilizaba de lo ocurrido en la noche del 6 de febrero, la joven no dudó un segundo: “Al diseñador del otro traje (Willy Jorge)”. “Él fue el que provocó que mi traje acabara envuelto en en llamas” añadió Saida para continuar afirmando: “Si él es el máximo responsable, el que provocó el fuego que dio lugar a todo, es él quien tiene que pagar por lo sucedido”.

La joven reconoció que tiene muy presente lo que ocurrió esa noche y recuerda cómo sus diseñadores (Carolina Hernández y Víctor Manuel Díaz, Cavi Lladó) y el técnico de sonido “fueron los únicos que avanzaron hacia mi traje para poder salvarme la vida”. “Ellos fueron los que me salvaron la vida: Víctor, Carolina y ese chico”. Saida insistió en este punto a lo largo de la rueda de prensa: “Víctor me salvó la vida, mi diseñador corrió hacia mi traje e intentó quitarme todo lo que tenía encima”.

No fue hasta semanas después de estar ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Sevilla cuando comenzó a ser consciente de lo que le había sucedido: “En un momento te estás abrasando, viendo como no podía escapar pero solo te das cuenta cuando te ves en la UCI, sedada y entubada”.

En cuanto a su estado actual, Saida explicó: “Por ahora no tengo que volver a Sevilla, me estoy recuperando aquí, asisto a rehabilitación y me queda un largo camino por delante”. En el relato de su día a día, la resignación asomó en la voz de la joven: “No puedo mover los brazos, me visten, me desvisten, me bañan y hacen la comida. El ver que antes podía hacerlo todo y que, de repente, son otros los que tienen que hacerlo por ti y que quieres y no puedes, es difícil, muy díficil”.

Diario de AvisosNatalia Torres

Saida acusa a Willy Jorge de romperle la vida

El despacho del abogado Juan José Rodríguez se tornó en la tarde de ayer en un plató de Televisión Canaria para invitar al resto de medios de comunicación a una rueda de prensa en la que habló por primera vez Saida Prieto, candidata a reina del Carnaval que resultó quemada en la gala de febrero.

Flanqueada por su madre, Dulce Hernández, y por el letrado contratado la semana pasada -uno de los abogados que ha ganado uno de los pleitos de Las Teresitas-, Saida comenzó leyendo un comunicado de agradecimientos, incluyendo al HUC. Ayer aclararon que si volvió a Sevilla no fue por la mala atención recibida en el HUC, sino por la siquiatra del Rocío, que le dio el alta antes de tiempo, dijo la madre de Saida.

El comunicado terminó con un párrafo que marcó el inicio de su batalla judicial: "Lo he pasado muy mal. Han destrozado una vida. Por mí y por mi hija voy a luchar hasta el final caiga quien caiga, pese a quien pese, cueste lo que cueste", para añadir: "Como si tiene que caer Willy Jorge o el gerente". Preguntada sobre si había recibido la llamada de Willy Jorge y de la joven que vistió la fantasía de la que salió el fuego, Saida se mostró parca, y hasta dolida, al asegurar que no recibió su llamada, a diferencia del resto.

Durante 50 minutos, Saida y su madre intentaron trasladar también los sentimientos vividos durante estos meses: "Mi hija permaneció encerrada en un zulo de cristal". "Lo primero que dijo Saida cuando abrió los ojos en Sevilla fue: ¿Dónde están los bomberos? ¿Por qué se apartó la gente?".

Saida señaló a Willy Jorge, autor de la fantasía de los fuegos artificiales, como el "máximo responsable de lo ocurrido", para sentenciar: "Me lo tienen que pagar", por más que su abogado dijera que solo se han personado como parte afectada, y no como acusación, para luego elogiar el trato del alcalde. "En el recinto me dijeron que mi hija tenía cuatro quemaduras leves y un ataque de ansiedad", añadió Dulce.

Saida ha sufrido 11 operaciones y está pendiente de dos más. "Apenas puedo levantar mis brazos. Me tienen que bañar, hacer la comida... Tampoco puedo trabajar", y no descarta hablar en televisión.

"Si el año que viene puedo, estaré de nuevo encima de un escenario", dijo Saida, tanto como componente de su comparsa, Los Cariocas, como aspirante a reina: "No quiero que ese sueño me lo vuelvan a arrebatar; lo haré con mis diseñadores".


Humberto Gonar

Fabricando Reinas, en el Diario de Avisos

20130527-121423.jpg
Hace ya algunos días que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife está sometiendo a votación popular en la web del Carnaval la temática para el 2014. Todo apunta a que el tema elegido será “Dibujos Animados”, que desastre, yo me hubiera decantado por “Carnavales del Mundo”, ya nos arrepentiremos cuando veamos danzar por las calles de Santa Cruz a miles de peluches feos con cabeza de Piolín. Así que con energías renovadas por estos nuevos aires carnavaleros, he decidido contarles mi experiencia en el proceso de elaboración de un traje de Reina desde el esqueleto hasta el escenario.

Un traje de Reina del Carnaval comienza con un simple boceto a lápiz, muchas veces incluso el día después de la Gala. Aquí no hay vacaciones. En cuanto el diseñador tiene más o menos claro lo que va a hacer, se inaugura la búsqueda de los cada vez más escasos patrocinadores y si hay suerte y hay perras, comienza la aventura.

Lo primero es reunir de nuevo a su equipo de trabajo, más de dos pares de manos con capacidad para cortar, pegar, pintar y coser durante horas, días, meses. No menos importante es la figura del soldador, sí, soldador, esto es alta costura. Él se encargará de la estructura metálica que soportará los kilos y kilos de materiales que forman la fantasía.

Debido a las dimensiones del traje, máximo 5x5x6 metros, se tiene que trabajar cada pieza por separado. Como los diseños son únicos llevarán materiales específicos, aunque todos tendrán en común las plumas, piedras de cristal y de plástico, lentejuelas y purpurina.

Cada pieza elaborada se colocará en la estructura metálica para hacer las correcciones necesarias, tanto en el armazón como en la propia pieza, un “quita y pon” agotador que siempre es compensado por la ilusión de ver las formas que van haciendo los colores.

Los diseñadores apartan las mejores piedras y plumas para el cuerpo y el tocado. Se pueden gastar más de la mitad del presupuesto en estas dos piezas y no les tiembla la mano porque saben que representan el éxito de la fantasía.

En medio de todo este embrollo hay que encontrar a la candidata adecuada. No es nada fácil, muchos dicen que es el propio traje quien elige a su chica.

Me preguntan frecuentemente si no acabamos muertos de tanto coser, todos se quedan sorprendidos cuando les confieso que el traje está “confeccionado” con silicona, tan sólo el tocado y el cuerpo aún necesitan de hilo y aguja.

Es maravilloso ver diseñadores trabajando meses en una obra que captará nuestra atención por tan sólo tres minutos, tres minutos tan intensos que los hará regresar a sus talleres para continuar Fabricando Reinas.

Claudia Majano (@cafeconclau)
Café con Clau
www.cafeconclau.com

Saida responsabiliza a Willy Jorge, diseñador del traje de Radio Club Tenerife

Saida Prieto, la candidata a reina del carnaval de Santa Cruz de Tenerife que sufrió graves quemaduras al incendiarse su traje durante la gala de elección, ha responsabilizado del incidente que, ha dicho, "le ha destrozado la vida", al diseñador del traje que provocó el fuego en el suyo.
"He sufrido mucho, lo he pasado mal y me han destrozado la vida pero voy a llegar hasta el final por mí y por mi hija, pese a quién le pese y caiga quién caiga" ha dicho la joven en su primera comparecencia pública tras el accidente ocurrido el 6 de febrero.
Saida, acompañada de su madre y de su abogado, ha subrayado que en un momento se vio atrapada entre las llamas y los únicos que intentaron salvarla fueron sus diseñadores y un técnico de sonido y ha afirmado que nadie más acudió en su ayuda.
"Me estaba quemando y no podía escapar del traje" ha aseverado Saida, quién ha señalado que es el peor recuerdo de su vida.
La joven sufrió quemaduras en el 45 por ciento de su cuerpo y ha permanecido dos meses ingresada en el Hospital Virgen del Rocío en el que le han realizado 11 intervenciones y todavía le quedan al menos otras dos.
"Mi vida ahora es muy difícil" ha dicho Saida, quien ha manifestado que no tiene movilidad en los brazos por lo que requiere ayuda para vestirse o asearse pero ha expresado su deseo de ser la misma de antes e incluso de volver a ser candidata a reina en las fiestas del carnaval de 2014.
Ha reconocido que le queda un largo camino para su recuperación, aunque por ahora no tiene que volver a Sevilla y continúa con el tratamiento en el Hospital Universitario de Canarias, en Tenerife.
Sobre cómo se encuentra de ánimo, la joven ha dicho que intenta estar bien aunque ha afirmado que aún le vienen recuerdos "de esa noche" y del momento en el que se vio envuelta en las llamas.
Saida ha señalado que está agradecida por todas las muestras de apoyo que ha recibido pero ha insistido en que quiere que se pague por lo que ha ocurrido y que no vuelva a suceder nunca más.
Ha afirmado que no la ha llamado ni el diseñador del traje que provocó el incendio, Willy Jorge, ni la candidata que lucía su fantasía, y sobre ella dijo que, si la están culpando, ni entra ni sale en eso. "Y si ella lo ha pasado mal, yo lo he pasado peor", añadió.
El abogado de la joven, Juan José Rodríguez, ha señalado que están personados como parte perjudicada en los dos procedimientos abiertos y ha recordado que en el judicial se ha imputado al diseñador del otro traje y al exgerente de fiestas por un presunto delito de lesiones por imprudencia.
Asimismo se han personado en el expediente abierto por el ayuntamiento que investiga los hechos y en los que la familia ha expresado su mejor predisposición para colaborar en su esclarecimiento.
La madre de la joven, Dulce Hernández, agradeció al personal sanitario del Virgen del Rocío de Sevilla y al Hospital Universitario de Canaria el trato prestado y ha afirmado que ha estado dos meses sin poder abrazar ni acercarse a su hija y el día que le dijeron que ya no estaba grave, "todos, médicos y enfermeras, lloramos de alegría".
La madre ha dicho que ha sido un proceso muy duro y que no había palabras que la consolaran y ha afirmado que Saida ya no es la chica alegre y dicharachera que era antes del incidente.