miércoles, 13 de febrero de 2013

Un coso contra la resaca carnavalera


En el municipio lanzaroteño de San Bartolomé aplicaron ayer la mejor terapia contra la gran resaca de la noche del lunes de carnaval celebrando un nuevo coso. Y es que contra las agujetas y dolores típicos de cabeza que mejor fórmula que más carnaval. O como dice el refrán si no quieres caldo, tomas dos tazas. Decenas de murgas y batucadas se sumaron también a una fiesta que comenzaba pasadas las seis de la tarde desde la explanada del instituto.
Momento ayer del coso carnavalero de San Bartolomé. | javier fuentes

"Yo tengo cuerda para rato", aseguraba un híbrido entre humano y drag mientras no paraba de besar a todo aquel que se le ponía por delante. A algunos si se les notaba un poco resacosos pero a medida que avanzaba el coso por las calles de San Bartolomé una fuerza desconocida se iba apoderando de la muchedumbre. Bien es verdad que ayudaba los cubatas que algunos tenían adosados en sus manos desde hace ya varios días.


Un coso que tuvo que luchar también contras las inclemencias meteorológicas. Unas incómodas rachas de viento y una temperatura de 13 grados fueron, sin duda, los peores aliados para salir ayer a divertirse. El jable que a más de uno se le metió en el ojo fue otra de las consecuencias negativas de la tarde noche. Porque una cosa es que el jable sea el terreno ideal para plantar batatas y otra bien distinta es que las batatas tengan que cultivarse en las niñas de tus ojos.


Los autos locos que tanto ruido hicieron en el coso de Arrecife volvieron ayer a rugir sus motores en San Bartolomé. Eso sí pocos eran los que estaban en disposición de pasar un control de alcoholemia, a tenor por las derrapadas y los encontronazos que tuvieron con más de un espectador.


Los que tuvieron más aguante decidieron quedarse a la verbena popular, aunque una gran parte decidió recogerse a la espera del entierro de la sardina que tendrá lugar esta tarde por la avenida marítima de Arrecife.


Al que se le echó de menos fue a Tomillito, la que llegó a ser la mascarita batatera más famosa de Lanzarote. Aunque su espíritu rondó a lo largo y ancho del coso carnavalero de su municipio.

LaProvincia-DiariodeLasPalmasD. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario