miércoles, 29 de agosto de 2012

El Carnaval se lleva los ventorrillos a Ciudad Alta, Vegueta y El Rincón

El Carnaval del año 2013 distribuirá los ventorrillos por cuatro puntos distintos de la capital grancanaria, donde se instalarán también escenarios que permitan «descentralizar la fiesta».
Ese es el esquema inicial con el que trabajan los organizadores, a la vista del «excesivo coste» que supondría trasladar los mogollones o fiestas nocturnas al interior del Puerto de la Luz, espacio inicialmente propuesto para trasladar el carnaval que hasta ahora se desarrollaba en la trasera del parque de Santa Catalina. Además del escenario central, que mantiene su espacio en este parque, el Ayuntamiento prevé que El Rincón, la zona de Triana- Vegueta y dos entornos de Ciudad Alta se conviertan en ejes de las concentraciones nocturnas, aunque también se quieren potenciar actividades del Carnaval de día, siguiendo la pretensión ya expresada por la concejal de Cultura y Carnaval, Isabel García Bolta, de dar prioridad a los actos que se desarrollen en horario diurno.
Gonzalo H. Martel

Los barrios rechazan trasladar el mogollón fuera de Santa Catalina

Los vecinos de los barrios en los que casi con toda probabilidad se distribuirán las noches de fiesta del Carnaval 2013 mostraron ayer su rechazo a esta decisión del Ayuntamiento capitalino de sacar del parque Santa Catalina y de su entorno la celebración de los mogollones. "¿Es que el Ayuntamiento piensa que por repartir la bulla por toda la ciudad es menos bulla?", preguntaba ayer la presidenta de la asociación de vecinos Schambenito, Aurora Pérez.
Esta opinión es la más generalizada en el mundo vecinal, junto con la queja por la falta de información del Ayuntamiento por esta redistribución del Carnaval que, aseguran, sólo conocen por los periódicos. "No sabemos nada porque el Ayuntamiento no nos dice nada, dicen que en Ciudad Alta va a haber chiringuitos, pero no dicen ni en qué barrio, ni qué chiringuitos ni hasta que hora estarán abiertos", se queja Aurora Pérez.
Miguel Vera, de la asociación vecinal La Barriada de Guanarteme, se muestra también preocupado por este reparto. "Ya hemos tenido problemas con botellones que se organizaban en la plaza de La Música porque la gente a la vuelta de la fiesta causaba destrozos por los alrededores". Vera considera además que el trayecto desde Santa Catalina hasta el Auditorio afectará considerablemente a los residentes del barrio. "Lo más relevante al menos para mí es que el Ayuntamiento rompe el espíritu del Carnaval ya que las medidas tomadas suponen disgregar el ambiente de la fiesta, un Carnaval dividido no será lo mismo".
Desde Schamann se insiste en que lo único que se busca es repartir molestias. "Porque unos privilegiados que viven junto a Santa Catalina quieran descansar no es justo que ahora repartan el escándalo por otros barrios", asegura Pérez, "aquí también hay gente que se va de sus casas cuando la fiesta de Los Dolores porque no aguanta el ruido".
En Vegueta, donde podría repetirse el carnaval de día que se realizó por primera vez en las fiestas de este año, no preocupa tanto el traslado desde Santa Catalina. "Esa celebración no suscitó demasiada polémica", asegura Manoli Martínez, presidenta de la asociación de vecinos Santo Domingo, "es normal que haya ruido, que se ensucie la calle, pero eso pasa en todos sitios, hay que respetar el descanso de los vecinos y hacer las cosas correctamente y con buena organización".
Donde se muestran más satisfechos es en la propia Santa Catalina, aunque con algún resquemor. "Si es verdad, como dicen, que van a sacar el mogollón del Parque para meterlo en medio de las casas del barrio, por supuesto que no lo veo bien", asegura Mari Lola León, de la asociación Istmo de Santa Catalina. "Los carnavales son de toda la ciudad y está bien que lo repartan por los barrios y los disfruten los demás, hay que desahogar Santa Catalina de tanta celebración".
Por su parte, el concejal y portavoz municipal, Ángel Sabroso, aseguró que este es primer gobierno de la ciudad que cumple con la sentencia de 2002 que obliga a sacar las actividades molestas de Santa Catalina. "Este gobierno se comprometió en febrero pasado con los vecinos afectados de que no habría más mogollones en la zona y vamos a cumplir esa promesa", dijo, "lo que queremos es hacer avanzar la fiesta, darle otro giro y descentralizar el Carnaval, algo que otros gobiernos anteriores decían mucho y que nunca cumplieron, pues nosotros lo vamos a hacer".
El edil aseguró que el Ayuntamiento quiere que sea toda la ciudad la que disfrute de la fiesta. "Vamos a expandir el Carnaval, no el ruido, por eso vamos a establecer unos horarios en esas zonas nuevas de diez bochinches dependiendo del tipo de evento que se organice a su alrededor, pero aún no está definida del todo la hora de cierre".
LaProvincia-DiariodeLasPalmas R.G. / L.B.L.

El Ayuntamiento asume al fin la sentencia tras diez años de disputas

El Carnaval 2013 será el primero en el que el Ayuntamiento acata a rajatabla y con un año de previsión la sentencia de julio de 2002 que declara ilegales los mogollones en el parque Santa Catalina y su entorno por las molestias que ocasionan a sus vecinos. Hasta la fecha los gobiernos municipales que se han sucedido desde 2002 hasta este mismo año sólo se habían limitado a descargar el Parque y su entorno de algunas celebraciones molestas pero sin trasladar los chiringuitos y su música fuera del entorno, como dejó bien claro la sentencia aludida.
Sólo en 2006 -con Pepa Luzardo en la Alcaldía- se acató el fallo judicial tras recurrir los vecinos a los tribunales por los reiterados incumplimientos del Ayuntamiento. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) decidió entonces precintar las terrazas que ya estaban instaladas en las ramblas Juan Rodríguez Doreste (parque blanco) y los mogollones se limitaron a la plaza del Intercambiador de Santa Catalina.
Los gobiernos municipales sucesivos se limitaron a mantener esta dinámica hasta que el año pasado un grupo de vecinos de la calle Simón Bolívar pidió la ejecución completa de la sentencia de 2002 que recogía la prohibición de realizar celebraciones nocturnas en el Parque y en su entorno, incluido el Intercambiador. Aunque en un primer momento el TSJC dio la razón al Ayuntamiento, finalmente los jueces atendieron a un recurso de súplica de los mismos vecinos y a una semana de empezar el Carnaval 2012 reiteraron la ilegalidad de ubicar el mogollón en el Intercambiador. El alcalde Cardona pudo al final salvar in extremis la celebración de la fiesta pero con el compromiso de trasladarla para 2013.
LaProvincia-DiariodeLasPalmas R. G.

Los bochinches de carnaval se ubicarán en grupos de diez en cuatro barrios

El mogollón del Carnaval se repartirá el año que viene por cuatro ubicaciones distintas de la ciudad alejadas del parque Santa Catalina. Con esta decisión el Ayuntamiento quiere dar cumplimiento a la sentencia judicial que prohíbe los ruidos de madrugada en los aledaños de Santa Catalina como exigen los vecinos que denunciaron hace unos años el ruido del mogollón ante los tribunales.
Aunque las zonas definitivas de la reubicación de los bochinches están aún por concretar al cien por cien, sí se tiene claro desde la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria, organizadora del Carnaval, que no se va a celebrar ningún evento en el solar de Sovhispan, dentro del recinto portuario, como inicialmente se barajó. Un informe negativo en cuestiones de seguridad de la Autoridad Portuaria y el alto coste de vallar el recinto para que la gente no se caiga al mar en plena fiesta han hecho desistir a la Sociedad de Promoción de usar este espacio.
Sin Sovhispan y sin el parque blanco (ramblas Juan Rodríguez Doreste) por veto judicial, los organizadores del evento más importante de la capital han decidido innovar y actualizar el Carnaval para la edición del próximo año. De ahí que se haya buscado una nueva forma de celebrar la fiesta del disfraz con pequeños mogollones repartidos por la ciudad. Se aprovecharán de esta forma plazas y espacios públicos en los que se instalarán varios chiringuitos, nunca más de diez por zona, y que contarán con escenarios, música y actuaciones propias relacionadas con el mundo del Carnaval.
Sociedad de Promoción trabaja aún en cerrar las ubicaciones definitivas pero se sabe que la plaza de La Música, en El Rincón, albergará la mayor cantidad de bochinches al contar con espacio suficiente y estar alejado de las zonas residenciales de Guanarteme. En este mismo distrito, La Isleta-Puerto-Guanarteme, se habilitarían otras dos zonas de bochinches en sendos barrios que aún están por determinar pero no excesivamente lejos del parque Santa Catalina. Y por último, se baraja la viabilidad de instalar también los chiringuitos en alguna plaza o parque de Ciudad Alta, experiencia que sería totalmente novedosa ya que estos barrios sólo viven el Carnaval con los pasacalles que se celebran esporádicamente y en horario vespertino.
Sociedad de Promoción también cuenta con que Vegueta se una al Carnaval del próximo año pero con una fiesta de día como la que se hizo en febrero pasado entre las calles Mendizábal, Pelota y Obispo Codina organizada por los empresarios de ocio de la zona. La Sociedad de Promoción quiere seguir potenciando las celebraciones de día del Carnaval que no generen las habituales quejas por ruido de los vecinos y para ello está diseñando una serie de actividades lúdicas en las que puedan participar tanto los adultos como las familias, y darle más realce a los pasacalles que se hacen en los barrios alejados del entorno de Santa Catalina.
A pesar de este reparto por la ciudad, el parque Santa Catalina seguirá siendo el epicentro de la fiesta más importante e internacional de la capital. Desde Sociedad de Promoción se rechaza que el Carnaval se vaya a descentralizar y aseguran que el escenario de Santa Catalina seguirá albergando todas las galas y todos los concursos importantes, así como los actos más populares del programa festivo. También se evalúa qué tipo de bochinches podrían instalarse en el entorno del Parque aunque estos estarían obligados a cerrar casi a la misma hora a la que finalizan las galas o los concursos del escenario central.
LaProvincia-DiariodeLasPalmas Raul Gil