viernes, 28 de octubre de 2011

Murgas de La Noria descartan legalizar sus cantinas

Las murgas y las agrupaciones denuncian que los empresarios los quieren expulsar
Los grupos del Carnaval que ensayan en la calle de La Noria no están dispuestos a legalizar las cantinas de sus locales porque aseguran que no podrían asumir todos los gastos y los impuestos que esto implica. Explican que las sociedades carnavaleras no son negocios y que solo tienen abiertas las cantinas para pagar la luz y el agua y para costear el mantenimiento de los locales, porque la subvención que entrega el Ayuntamiento de Santa Cruz solo da para pagar a las costureras y para comprar las telas de los disfraces.

Los grupos denuncian que por el uso de las cantinas "para sus socios" están sufriendo una constante persecución por parte de los empresarios de la noche de La Noria y también por parte de la Policía, la cual les ha abierto a todos un expediente sancionador por ejercer actividad sin licencia.

Permiso municipal
Recuerdan que llevan en esta calle más de 40 años y que el propio Ayuntamiento ha sido el primero que ha permitido esta situación. Los carnavaleros que ensayan en La Noria son las murgas Triqui Traques, Mamelucos, Ni Pico Ni Corto, Diablos Locos y Ni Fú Ni Fá, las agrupaciones Sabor Isleño y la Peña del Lunes y la rondalla El Cabo.

"No había problemas hasta que llegaron los empresarios de la noche. Los vecinos se quejan del botellón y los negocios de ocio de La Noria nos echan la culpa a nosotros, cuando hemos estado ahí toda la vida. Donde hay este tipo de bares hay botellón, por lo que no tiene nada que ver con el Carnaval. Lo que ocurre es que se creen que les quitamos clientela, cuando en realidad solo atendemos a nuestros socios", indican los Triqui, Ni Pico Ni Corto y El Cabo. Calle de La Noria, en Santa Cruz. /

Sí reconocen que algunos grupos abren los viernes y sábados aunque no haya ensayo y que a veces es difícil controlar a la gente que entra a los locales y que piden una cerveza o un bocadillo. E incluso reconocen que El Cabo llegó a poner carteles fuera del local ofreciendo comida, el cual tuvo que retirarse inmediatamente.

Por esta razón, y ante la lucha abierta entre vecinos, empresarios, locales carnavaleros, Policía y Ayuntamiento, los grupos se han comprometido a no abrir los sábados hasta que no comience el periodo fuerte de ensayo, a cerrar las puertas el resto de días a las 12:30 horas y a no vender ni alcohol ni nada a la gente que no pertenezca a la sociedad correspondiente.

"Cuando apliquemos estas medidas, que será ya, los vecinos se podrán dar cuenta de que no somos nosotros los que provocamos el botellón, el ruido y la suciedad, no somos los malos, y ojalá nos dejen seguir con nuestros ensayos y nuestro amor por el Carnaval. Y los empresarios se darán cuenta de que no tendrán más clientes porque nosotros cerremos, porque nuestro público no es el mismo que acude a sus locales", sentencia la murga Triqui Traques.

Por su parte, el Ayuntamiento ha manifestado que tendrá que estudiar toda esta situación y que tendrá que redactar una normativa reguladora sobre el uso de la cantina en los locales carnavaleros.

Precisamente, los grupos carnavaleros de La Noria están deseando que esta ordenanza se convierta en una realidad. "Que nos digan qué tenemos que hacer, si podemos tener cantina o no, pero que lo diga el Ayuntamiento, no los empresarios de la noche. Y si hay que cerrarla, lo haremos. Lo que no podemos hacer es legalizarla. Pues eso supone tener licencia de apertura, darnos de alta como autónomos, pagar un canon al Ayuntamiento... y una sociedad carnavalera no puede asumir este gasto, porque no somos negocios, no queremos conseguir beneficios con las cantinas, sino costear el agua y la luz, nada más", explica la murga Ni Pico Ni Corto. Los grupos tendrán que subir la cuota a sus socios para poder afrontar el mantenimiento de los locales.

Por su parte, El Cabo lamenta que "todo el mundo" quiera echar la culpa a los grupos. "Aunque cerremos, continuará el escándalo. Lo que pretenden los empresarios de la noche es echarnos de aquí", manifiesta esta rondalla.

Protestas
Los grupos muestran su voluntad de llegar a un acuerdo, pero advierten que si no se consigue, se sentarán todos en las terrazas de los negocios para pedir un cortado, impidiendo que clientes se puedan sentar a cenar. "Si quieren a nuestros clientes los tendrán", sentencian.
La Opinión de Tenerife
Eloísaa Reverón

Los locales del Carnaval, cerrarán a las 12 de la noche

Los grupos aseguran que no venderán alcohol a los que no sean socios
Los grupos del Carnaval que ensayan en La Noria se comprometieron ayer ante el edil de Fiestas, Fernando Ballesteros, los empresarios y los vecinos de la zona a cerrar todos los días las puertas de sus locales a las doce y media de la noche y a no vender ni alcohol ni ninguna otra cosa a aquellos que no pertenezcan a la murga, rondalla o agrupación.

Por su parte el Ayuntamiento tendrá que regular el uso de las cantinas de estos locales para que los grupos tengan claro lo que pueden y lo no pueden hacer. "Queremos que nos den una solución. Y si nos las quitan, pues las quitaremos. Pero lo que no puede ser es que la Unipol esté aquí todos los fines de semana tratándonos como delincuentes", indicaron los grupos carnavaleros.

Anoche las murgas Ni Pico Ni Corto, Mamelucos, Triqui Traques, Ni Fú Ni Fá, Diablos Locos, la rondalla El Cabo y la agrupación Sabor Isleño se reunieron con el edil de Fiestas, la asociación vecinal de La Noria y los responsables de los negocios que se sitúan en dicha calle para tratar las denuncias que tantos empresarios como vecinos les han puesto a los locales carnavaleros.

Los primeros se han quejado de que dichos locales les hacen competencia desleal porque venden alcohol "a todo el mundo, sea o no socio del grupo" y a un muy bajo precio, sin pagar impuesto alguno. Y los ciudadanos que residen en La Noria denuncian la práctica del botellón, que no los deja descansar y que convierten a La Noria en una calle llena de basura, de botellas y vasos.

De todas formas, los grupos siguen insistiendo en que en las cantinas solo atienden a los que son socios y que nada tienen que ver sus locales con la práctica del botellón en La Noria.

El concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros, entregará toda la información recogida anoche en la reunión a la concejal de Seguridad Ciudadana, Carmen Delia González, quien no pudo asistir a este encuentro, y al alcalde, José Manuel Bermúdez para que se tome una decisión definitiva sobre el uso de las cantinas.

De momento, los grupos carnavaleros han asegurado que solo ensayarán hasta las 12:30 horas y que solo "despacharán a los suyos".
La Opinión de Tenerife
Eloísa Reverón

Nueve colecciones integradas por ocho diseños diferentes se pasearán en el Edificio Miller los próximos 28 y 29 de octubre.

Los diseñadores de Carnaval organizan la segunda edición de la Carnaval Fashion Week, un desfile que tendrá lugar los próximos 28 y 29 de octubre en el Edificio Miller y que anticipa el imaginario de fantasías carnavaleras ideadas por los creadores.

Tres meses antes del arranque oficial de las fiestas, la Asociación de Diseñadores del Carnaval de Las Palmas (ADIC) con la colaboración del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y del Cabildo de Gran Canaria, presentará nueve colecciones desarrolladas por profesionales del mundo del Carnaval.
La iniciativa, que se celebra por segundo año consecutivo en Las Palmas de Gran Canaria, reúne sobre la pasarela a nueve diseñadores y un total de 72 modelos, ocho por cada una de las colecciones de los participantes, que vestirán unos 80 vestidos básicamente inspirados en la alegoría del Carnaval 2012, el Cómic.
El diseñador, Alberto Pérez, aseguró que la próxima edición comprenderá una "apuesta más fuerte", porque se presenta dos días -uno más que el año pasado- y sirve como "motor que potencia la fiesta, el diseño y a los creadores que están detrás; defiende el espíritu creativo y emprendedor y anima a los ciudadanos a unirse a participar de él". Asimismo invita a la reflexión sobre la experiencia creativa como proceso de expresión propia a la hora de elaborar sus disfraces.
Para el sector empresarial, la exhibición pública del trabajo es una oportunidad para que los propios diseñadores promocionen sus creaciones entre los aficionados e interesados en el diseño, además, de ver en la pasarela un acicate para la venta de modelos y disfraces exclusivos hechos en las Islas.

El concurso de murgas tendrá 21 bandas adultas y 24 infantiles

Las bases para los diferentes concursos del Carnaval publicadas ayer ncluyen el número límite de los grupos que podrán participar en dichos certámenes
En el de murga adultas no podrán haber más de 21 grupos; en el de infantiles no más de 24; en las comparsas solo 9; en las rondallas 6, en las agrupaciones 9 y en la Canción de La Risa 12.

Asimismo, en las bases se recuerda que tampoco este año habrá premios económicos para los concursos de murgas adultas e infantiles, comparsas, rondallas, agrupaciones y Canción de La Risa. Tan solo se recibirá dinero en las Gala de elección de las Reinas y en los concursos de carrozas y coches engalanados. Por ejemplo, la Reina adulta obtendrá un premio de 900 euros y su diseñador de 2.250 euros. Las damas de honor recibirán 450 euros y sus diseñadores 900 euros.

La Opinión de Tenerife

Ultimatum a los locales del Carnaval para no vender alcohol

Los agentes comprueban que algunas cantinas incumplen las ordenanzas. Las murgas se quejan de que la Unipol los acosa

La concejal de Seguridad Ciudadana de la capital, Carmen Delia González, ha convocado a los grupos carnavaleros que ensayan en la calle de La Noria a una reunión urgente en la que se buscará una solución definitiva al uso de las cantinas de estos locales y para impedir que vendan alcohol.
Las denuncias vecinales contra el botellón, las de los empresarios que aseguran que se está vendiendo alcohol a precios muy bajos y las de la propia Policía Local, a través de diferentes inspecciones realizadas los fines de semana, han obligado a la edil a organizar el encuentro.

La reunión tendrá lugar mañana y a la misma asistirán la propia Carmen Delia González, el edil de Fiestas, Fernando Ballesteros, representantes vecinales y de los negocios de La Noria, y por la parte de los grupos acudirán representantes de las murgas Ni Pico Ni Corto, Triqui Traques, Mamelucos, Diablos Locos y Afilarmónica Ni Fú Ni Fá, así de la agrupación Sabor Isleño y la rondalla El Cabo.

A pesar de las denuncias, los grupos dejan claro que en sus cantinas solo se atiende a los murgueros y a los socios, que cierran mucho antes que los negocios de La Noria y que no son los causantes del botellón.

Además, se quejan de que en los últimos fines de semana están sufriendo "un auténtico acoso y derribo" por parte de la Unipol. "Nos sentimos como delincuentes cuando no estamos haciendo nada, sino ensayando", comentan Fino, de Ni Pico Ni Corto, y Pedro, de Sabor Isleño. Fino lamenta que incluso le hayan cacheado. "Es la primera vez en mi vida que me pasa algo así", dice.
Por esta razón, se alegran de que por fin la corporación local quiera buscar una solución a este problema. "Que nos digan lo que quieren, que nos digan lo que tenemos que hacer con las cantinas, pero que termine esta presión por parte de la Policía, y que dejen de acusarnos de cosas que no hacemos", sentencian los grupos.

En abril de este año, los empresarios de la calle de La Noria presentaron una denuncia en el Ayuntamiento al considerar que los locales de los grupos del Carnaval les hacen la competencia desleal y les quitan clientes al vender copas y comida a todo aquel que lo pida, sea o no socio o murguero, con precios bastantes más bajos de los que ellos pueden ofrecer.

Por su parte, los vecinos, a través del presiente de la Asociación de la calle de La Noria, Eulogio Hernández, aseguran que ya no pueden más ante las molestias que ocasiona el botellón. A raíz de estas denuncias, la Policía Local ha inspeccionado algunos de los recintos.
Ahora el Ayuntamiento ha vuelto a recibir quejas y denuncias y el área de Seguridad Ciudadana ha vuelto a enviar a la Unipol para confirmar si las quejas se corresponden con la realidad.

La propia concejal responsable ha reconocido que la Policía ha comprobado que en algunos locales carnavaleros se venden bebidas alcohólicas más baratas y a todo el mundo, por lo que se debe mantener una reunión con todas las partes afectadas antes de tomar cualquier medida.
Los grupos del Carnaval chicharrero quieren manifestar que ellos están situados en la santacrucera calle de La Noria desde hace más tiempo que los negocios que se están quejando e insisten en que no es cierto que sean los culpables del botellón y que en sus cantinas se venda a todo el que pida. "Tenemos un cartel en el que se deja claro que solo se admite la entrada de murgueros y socios", indica Fino, de Ni Pico Ni Cortos.
La Opinión de Tenerife
Eloísa Reverón

PRIMERA SELECCION DRAG



Viernes, 28 de octubre a las 23:00

 
Lugar Discoteca Royal Vip


GOMERA 6 HOTEL CRISTINA

LAS PALMAS

 
COMENZAMOS LA PRESELECCION PARA ELEGIR A NUESTRA PRISCILA,

LA REINONA 2012