martes, 2 de agosto de 2011

"ENCUENTRO MURGUERO FIESTAS DEL POLÍGONO CRUZ DE PIEDRA"

Lunes 19 de septiembre a las 20:30 horas en el aparcamiento del Polígono Cruz De Piedra
Se organizará la gala de murgas que todos los años organiza El Polígono Cruz De Piedra.
Les confirmamos ya son las murgas.

Los Rockefeller.
Las Shorbies Rockefeller.
Los Jallaos Roniaos.
Las Crazy Trotas.
Los Totorotas.
Las Traviesas .
Los Trapasones.
Estas murgas alegrarán la noche y el barrio del Polígono Cruz De Piedra este año.

¡Allí  nos vemos!

Gracias y los esperamos allí.

El paseo incompleto del Carnaval

Desgastados por el clima y las pisadas de los viandantes, los primeros 35 carteles de la historia del Carnaval chicharrero, a partir del año 1962, han quedado relegados al olvido de la memoria de los ciudadanos. Su ubicación en un distante tramo del paseo marítimo, a la altura del parque César Manrique, empuja a las imágenes a permanecer totalmente ajenas a las celebración de las fiestas a las que paradójicamente representan.
Creados en cerámica de la mano de un artesano que vivía en el sur, los carteles fueron parte de una iniciativa del Ayuntamiento del año 1996 para impulsar el patrimonio carnavalero de la ciudad. La idea consistía en que cada creación fuera patrocinada por una empresa que se hiciera cargo tanto del material como de su fabricación.
Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, nadie pareció considerar ni la inclusión de los carteles de los sucesivos carnavales, ni el coste del mantenimiento de las imágenes que se colocaron aquel 1996. Los modernos carteles creados en la última década no han encontrado un hueco en este particular paseo de la fama de las fiestas chicharreras, pues la exposición termina con el cartel del año de su inauguración, dedicado a México.
El lugar para su emplazamiento respondía más a la búsqueda del regocijo del paseante que a la importancia que deberían tener como parte del escenario donde se realizan el conjunto de actos festivos. Sin embargo, los pocos vecinos que transitan por allí, casi todos usuarios del parking anexo, caminan por encima de los carteles sin ni siquiera reparar en ellos.
Esta pinacoteca al aire libre no ha podido resistir la erosión de los últimos 15 años, mostrando ahora la peor de sus caras. Elena González, la hija del fallecido fundador de la Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá, observa con tristeza como el cartel dibujado en 1991 por su padre, Enrique González, "pierde su color mientras el tiempo resquebraja sus azulejos".
Esta carnavalera ha sido la creadora del emblema de este año, dedicado a su progenitor, el padre de las murgas, que aparece dibujado en él desgarrando la tela del propio cartel, desde el cielo, aclamando la importancia que esta fiesta simboliza para los chicharreros. Para esta autora, "sería un orgullo que mi cartel pudiera colocarse junto al de mi padre en una exposición que recibiera el cuidado que se merece".
Los problemas derivados de la escasa funcionalidad y visibilidad de estas reproducciones han acabado por imponerse a las buenas intenciones de los políticos en aquel momento. Casi sin excepción, cada cartel del paseo presenta roturas en los bordes y en las esquinas, y aproximadamente la mitad de ellos han perdido el mosaico con la marca que los patrocinaba.
Vista previa de la imagenEstos últimos carteles del paseo, los de finales de los 90, reflejaban el espíritu festivo a través de los óleos pintados por reconocidas promesas canarias. La llegada del siglo XXI transformó los brochazos en píxeles y los carteles perdieron el gusto por lo tradicional para que las nuevas tecnologías los transformaran en iconos de la postmodernidad tecnológica.
Para Dámaso Arteaga, actual concejal de Servicios y que fuera responsable de Fiestas en el 96, "ahora es buen momento para estudiar emplazamientos alternativos, las reparaciones necesarias y la actualización de la serie, donde se incluirían las últimas entregas".
Sobre la polémica de su ubicación, Arteaga sabe de la reivindicación de algunos vecinos para que los carteles se trasladen a la zona de la ciudad donde se desarrollan los festejos de invierno, pero precisa que "los posters necesitan un suelo adecuado donde colocarlos y que estén protegidos."
La defensa del cartel del Carnaval, símbolo anunciador que cada año sirve tanto de inspiración para hacerse el disfraz como de motivo para la primera polémica, es sólo parte de la antigua reivindicación popular de tener un museo en honor a esta fiesta. Su construcción sería un homenaje a la rebeldía de los chicharreros contra la antigua prohibición de disfrazarse y dar rienda suelta a la alegría. Por lo pronto, el tributo del paseo marítimo no da la talla.