lunes, 20 de junio de 2011

La murga adulta Los Caraduras regresa al Carnaval después de 34 años

Los hijos de tres componentes fundadores de la agrupación crítica que salió por primera vez en 1975 y luego en 1978, ediciones en las que ganó el segundo premio, forman el "núcleo duro" de un colectivo formado ya por unos 40 componentes que ensayan hace semanas en la asociación de vecinos de El Tablero.
Tal vez el mejor premio que puede obtener un carnavalero es contribuir a mantener viva la tradición. Si difícil es garantizar el relevo generacional -en la história contemporánea del Carnaval solo existen los casos de Ni Pico-Ni Corto, con don Abelardo Díaz y ahora su hijo Fino Díaz, y Diablos Locos, con Tom Carby y ahora con su hijo Maxi Carvajal- más complicado es que la segunda generación rescate de las cenizas la murga de
 sus padres. Este es el caso de los hijos de Miguel Pérez González -letrista y también responsable musical de los Caraduras originales-, Pedro González Cerdeña o Luis, a quienes hoy lo suceden los hermanos Miguel Víctor Moisés y Jairo Díaz, y Ruymán Cerdeña o los hermanos Zebenzuí y Luis, que trabajan desde hace semanas en los preparativos para reflotar la murga adulta Los Caraduras. Esta formación se estrenó en 1975 a las órdenes de Fernando Yanes Pérez (que había sido director de Diabólicos hasta 1974 y que solo salió a concurso y en alguna actuación más), con la fantasía "Príncipe arlequín", idea de José Manuel Luque "Malacho", y que ganó el segundo premio -entonces no había Interpretación y Presentación-, volvió a participar en 1978. Su estreno se produjo cuando todavía se celebraban las Fiestas de Invierno y luego retornaron con el Carnaval. En esta segunda incursión ganaron de nuevo el segundo de Interpretación bajo la dirección de Francisco Pérez González, con el diseño "Rey sol". Si los instrumentos de 1975, de cartón y pitas de latas, se los hizo el maestro Luis Gangueu, los de 1978 fueron elaborados por Pedro González Cerdeña.
Del grupo original, junto a los hijos de los fundadores -que son primos, dado el carácter familiar del grupo- los nuevos Caraduras llevan en sus filas a Laudelino Díaz el "niño", que salió hace 34 años tocando el bombo, cuando tenía 9, y que ahora asume la presidencia de la murga, aunque la "resurrección" la lidera su sobrino Miguel, que asume la dirección artística de la murga.
Miguel salió a comienzos de los noventa en Trasnochados, siendo director Richar Casanova, y colaboró en 2008 y 2009 en el montaje musical de Lenguas Largas.
Los nuevos Caraduras han encontrado el apoyo en el montaje de Rubén García, quien ha trabajado en el apartado musical murguero en las murgas infantiles Rebotados, Castorcitos (letrista en 2006 y director musical 2009 y 2010) y Sofocados, si bien también militó en Diablos Locos entre 2005 y 2010. De forma curiosa, la historia vuelve a unir a Diablos y Los Caraduras, pues en sus orígenes, en 1975, componentes de Diablos Locos -y también de Desamparados- que vivían en el barrio de La Salud y Cuesta de Piedra integraron la murga que por entonces lideró Francisco Pérez González. Por aquella época, el ayuntamiento ya pagaba subvención, según recuerda Ramón Guimerá en su libro "75 años dando la murga". 40.000 pesetas recibían las murgas adultas y 15.000 las infantiles... De cara a la próxima edición habrá que ver qué aportación reciben del ayuntamiento, que podría ser de unos 4.500 euros, el equivalente a la mitad de la subvención municipal. En pesetas, para comparar con la primera ayuda de Los Caraduras, la cuantía podría ascender a 750.000 pesetas.
A diferencia del primer local de ensayo, el de hace 34 años, que fue el Bar Manolo, de Manolo Navarro Darias, en el barrio de La Salud, los nuevo Caraduras han encontrado cobijo en la asociación de vecinos El Tablero, de la que no hablan sino maravillas por la colaboración demostrada por su presidente y la junta directiva.
Si en sus orígenes José Manuel Luque "Malacho", Miguel Díaz González y Francisco Pérez González fueron los autores de las canciones, de cara a 2012 esta tarea la asumirá el nuevo director, Miguel Díaz, quien espera recibir también la colaboración de su padre, en un arte que ya practicó hace 34 años. También estará ahí Rubén García para apostar por un repertorio al estilo de la murga tradicional: humor sí, pero con una
vocación más crítica, dicen.
El diseño, ideado por Abigail Poleo Cabrera, ha contado con la colaboración de Leo Cortés. Esta murga adulta del Suroeste ensaya todos los martes y viernes, de 20:00 a 23:00 horas. Se han impuesto una cuota de 20 euros durante seis meses.
Cuenta Ramón Guimerá en su libro que Los Caraduras comenzaron a ensayar en 1975 bajo el nombre de Los Atómicos, hasta que fue el padre del director, José Pérez Martín, a escucharlos y tras oír las canciones comentó: "¿Ustedes atómicos?, ¡lo que son unos caraduras!".

PERIÓDICO EL DIA. Humberto Gonar