martes, 31 de mayo de 2011

El Midas de las letras murgueras

Airam Bazzocchi logra cuatro galardones de interpretación en tres concursos y tres a la mejor canción en un mismo año

Si estas líneas se escribieran en tono murguero, aunque sin música, habría que decir que los canariones han tenido que viajar a Tenerife para dar calidad a sus letras. Pero ni se trata de polemizar ni de desmerecer el trabajo de los letristas de murgas canarionas. Eso sí, el Carnaval 2011 en Las Palmas de Gran Canaria llevará aparejado un hito: la canción galardonada con el Premio Tomás Pérez lleva la firma de un chicharrero.

Sin embargo, Airam Bazzocchi, que así se llama el osado letrista, no sólo recordará este año por ese reconocimiento. Si la memoria de aquí a unos años no le falla, cuando le pregunten qué tal le fue en 2011 tendrá que mencionar una retahíla de premios: primer y tercer premio de interpretación en murgas infantiles

en Santa Cruz de Tenerife, tercer premio de murgas adultas, segundo premio en el concurso de murgas de Las Palmas y premios criticón (compartido) y Enrique González. Es que Airam es como el Rey Midas de las murgas y todo lo que toca es oro: lo que ha salido de su mente este año ha sido valorado por jurado o profesionales de los medios de comunicación y eso que el joven no ha parado. Hasta 10 canciones escritas por él y colaboración en ocho. Aunque tanto trabajo ha tenido su recompensa Airam admite que “es el año que más he hecho y será el último porque ha sido un poco locura”.
Pese a que viendo el repertorio de algunas murgas puede parecer tarea sencilla, lo cierto que es que hacer una letra no es nada fácil. En el caso del joven son dos los inconvenientes. El primero, la dificultad de encajar temáticas diferentes en las canciones para que, ya que tienen que competir en el concurso, las canciones no se parezcan. “Es complicado hacerlas distintas, pero he logrado que no coincidan las cosas”, explica Airam quien sí reconoce que “hay coincidencias con las que he hecho en grupo”.

Canciones infantiles

El segundo inconveniente es realizar una letra para una murga infantil con contenido para niños. “Es fundamental tener en cuenta quien la va a cantar”, señala el joven, que añade que “en este caso, lo que más me ha costado ha sido hacer las letras de Rebeldes, porque el anterior letrista había puesto el listón muy alto”.

Claro, que ahora el nivel lo ha puesto él y ahí está el reto: mantener la línea del éxito. Es complejo porque todas las buenas ideas se acaban y las neuronas se cansan, pero el joven juega con ventaja. Su padre, Juan Bazzocchi, le aporta los mejores consejos y le ha dado alguna que otra idea en su quehacer letrista, pero es que además “he tenido la suerte de trabajar al lado de los mejores”.

José Antonio González, El Flaco; Víctor Asensio, Alexis Hernández y el equipo de letristas de Los Bambones han sido sus maestros. Vamos, que sólo le falta el ahora gerente de Fiestas, Pedro Mengíbar.


Eso sí, entre todos ellos Airam tiene a sus favoritos. Para las canciones de las murgas infantiles su inspiración es Alexis Hernández, “por la facilidad que tiene para hacer letras para niños” y entre las adultas opta por Javi Nóbrega, de Bambones que “destaca por su finura para escribir, por las vueltas que da a las cosas y por la confianza que deposita a los que empiezan”.


Confianza hasta para afrontar las críticas. Sus letras, como las de todos, se apuntan a veces como plagios o copias y su defensa es clara: “muchas me resultan graciosas, pero porque no tienen sentido, salen por envidia, porque en realidad todos tomamos ideas de cualquier cosa y eso no es plagio”. Entre sus temas
favoritos destaca dos: Baile de magos de Singuangos en 1998 y La Muñeca Diabólica de Guachipanduzy en 1995. Lo nunca haría: “una canción tipo Triqui Traques y eso que me río mucho con ellos”.

LA OPINION DE TENERIFE